La mayor parte de los accidentes con gas ocurren en casa debido a instalaciones hechas con materiales poco adecuados o defectuosos.

La mayor parte de las terminales de gas, las que están a la mano del usuario, no son adecuadas, por lo que los accidentes más graves relacionados con gas ocurren en casa , comentó Ricardo Andraca consultor senior de la asociación Procobre en México.

Debido a este riesgo es importante realizar una revisión de estas conexiones, para aumentar la seguridad y disminuir el riesgo de accidentes relacionados con el gas.

Mayor durabilidad

Este tipo de conexiones hechas en cobre, a la larga, resultan más económicas que las que se distribuyen comercialmente, que en su mayoría son de plástico, ya que el metal tiene mayor durabilidad a pesar del clima, uso y presión a la que se encuentra expuesta.

Actualmente, una instalación de gas en cobre será entre 20 y 25% más costosa que una en plástico; sin embargo, la vida útil de esta última es mucho menor , comentó Andraca.

Agregó que una familia en promedio habita 25 años en la misma vivienda, si la instalación la realizan en plástico, la tendrán que cambiar en cinco ocasiones, por lo que al final superará el costo original si se hubiera hecho en cobre.

Con el cobre no habrá necesidad de realizar cambios, por lo que no hay gastos en mano de obra y no se corren riesgos mayores .

También para el agua

La instalación de agua también se puede hacer en cobre, con lo que además del ahorro a largo plazo hay beneficios para la salud.

De acuerdo con información de Procobre, estudios científicos realizados en Estados Unidos, Inglaterra, Alemania y Chile reflejan que el cobre posee un aspecto benéfico en la prevención de agentes patógenos y bacterias.

La instalación para agua hecha de cobre costará menos de 3,000 pesos, por ejemplo, en una casa habitación de interés social con una regadera, sanitario, llaves de lavadero, fregadero y una llave independiente, realizar la instalación de cobre con diámetro de 3/8 de pulgada costará en promedio 2,700 pesos , explicó Andraca.

Para una residencia, el precio cambia en función del número de suministros, llaves y tipo de instalación que requiera, se puede decir que por cada 1,000 pesos en cobre, en plástico son 800 pesos, aunque la seguridad y los beneficios a futuro son más valiosos , comentó el directivo.

[email protected]