Planea para el futuro; porque ahí es donde pasarás el resto de tu vida . ?Mark Twain

En el más reciente número de la revista especializada Journal of Economic Perspectives (invierno 2013), se hace un recuento de algunos de los principales avances de la teoría de la prospectiva formulada hace mas de 30 años por quienes hemos señalado en otras ocasiones como fundadores de la economía conductual: Daniel Kahneman y Amos Tversky.

Entre otros, se destacan los avances en materia de ciencia económica que han ayudado a entender las decisiones de ahorro y consumo, particularmente lo relativo a cómo nuestra percepción de la posible afectación de nuestro nivel de consumo incide en nuestra propensión a ahorrar.

Específicamente, se destacan las investigaciones de Koszegi y Rabin sobre el tema, que indican que las personas tendemos a dar más peso a los aspectos que representan una posible afectación de nuestra capacidad de consumo presente, por sobre aquellas que nos pueden generar una afectación sobre nuestra percepción de posible consumo futuro.

¿Qué implica ello? Que cuando, por ejemplo, alguien nos indica o recibimos una noticia que nos hace ver que nuestro nivel actual de ahorro o las condiciones futuras de la economía podrían afectar seriamente nuestra capacidad para mantener un nivel de vida adecuado en el futuro (por ejemplo, en nuestra etapa de retiro) somos menos propensos a actuar en consecuencia comparado con la reacción que tenemos que cuando nos dicen que lo que podría afectarse es nuestro consumo presente.

Es por esta conducta que nos volvemos más precavidos y potencialmente más ahorradores: cuando enfrentamos crisis económicas que percibimos que pueden afectar nuestra capacidad actual de compra, por ejemplo, a través de una posible afectación brusca del tipo de cambio o con una pérdida del empleo. En este sentido, las malas noticias presentes se convierten en nuestros potenciales aliados para ayudarnos a establecer mejores conductas de ahorro.

Ello explica por qué observamos, en periodos de crisis económica, que se acentúan las conductas concretas de ahorro y se presenta una mayor mesura en ciertos patrones de consumo habitual, aun cuando no exista una afectación económica concreta para las personas. Entendiendo que el motivador de ahorro puede ser más efectivo si se centra en el presente y el corto plazo, y menos efectivo en los escenarios de largo plazo, podemos ayudarnos a prever a través de crearnos escenarios negativos que nos ayuden a visualizar la importancia y urgencia del ahorro.

¿Cómo puede hacerlo?

Sin afán de angustiarlo sino sólo de ayudarlo a motivarse, piense en un escenario grave en términos de salud. ¿Qué pasaría si hoy me da un infarto o un accidente vascular serio, pero no lo suficiente para que muera? ¿Estaría preparado para enfrentar las implicaciones económicas personales y familiares que un evento así implicaría?

¿Estoy protegido con un adecuado seguro de gastos médicos? ¿Cuento con un ahorro suficiente para enfrentar los gastos de un periodo de recuperación potencialmente largo? ¿Podría enfrentar los gastos mínimos asociados a temas fundamentales como la vivienda, la alimentación o la colegiatura de mis hijos?

Si le molesta o angustia pensar en temas de salud, imagine entonces una potencial pérdida de empleo. Imagine que la empresa para la cual trabaja prescinde de sus servicios o que enfrenta problemas que la llevan a cerrar. Hágase las mismas preguntas. ¿Puede aguantar hasta conseguir un nuevo empleo? Si está usted cerca de los 50 años, considere que la probabilidad de conseguir un empleo con similar nivel de remuneración se reduce conforme nos acercamos a ese rango de edad. ¿Podría enfrentar sus gastos con una reducción de su ingreso?

No se trata de ahorrar para comprar ansiolíticos para enfrentar la angustia. Se trata de crearnos, en un entorno simulado, los incentivos perceptuales que nos ayuden a generar una conducta financiera más sana.

*El autor es politólogo, mercadólogo, especialista en economía conductual y Director General de Mexicana de Becas, Fondo de Ahorro Educativo.

Twitter es:? @martinezsolares

[email protected]