Acabamos de pasar una fecha muy especial para todos los mexicanos, que es el 10 de mayo. Tengo que reconocer que realmente me gusta que me festejen y tengo la dicha de aún estar en estos días con mi madre.

Precisamente en esta celebración, además de estar con la familia, estuve reflexionando sobre la gran responsabilidad que tenemos como padres sobre la educación financiera de nuestros hijos.

Y en lo que hoy quisiera enfocarme es en la formación que en este sentido debemos darles a los niños, incluso mucho antes de que sean mayores de edad.

Como en la escuela, para cada edad deberemos aplicar diferentes estrategias pero con un mismo objetivo: el ahorro.

Empecemos haciendo una reflexión con ellos sobre qué están buscando, sin olvidar considerar que lo que un niño de ocho años espera no será lo mismo que lo de uno de 14 años.

Así, usted ayudará a que el niño se plantee una meta en específico, trate de que ésta se pueda cumplir en el corto o mediano plazo para que no le resulte inalcanzable.

Ayudémosles a encontrar las diferentes formas para obtener dinero. Una puede ser ahorrando sus domingos o vender dulces a los vecinos, también pueden hacer algunas tareas, como bolear zapatos o arreglar un juguete descompuesto, en las que puedan recibir un pago.

IMPULSE LOS PEQUEÑOS NEGOCIOS

Con los ejemplos anteriores podremos ayudarles a descubrir formas de hacer negocios. Trate de que estas actividades se vuelvan una práctica cotidiana de tal forma que el objetivo en un principio pueda ser una bicicleta, pero mañana pueda ser el viaje de graduación.

Lo más importante es que ellos mismos experimenten la satisfacción de lograr lo que se proponen, aunque -claro -no siempre hay que gastar todo lo que se ahorra.

Hay que enseñarlos a valorar el dinero y más cuando se lo han ganado con su propio esfuerzo.

Incítelos a abrir una cuenta de ahorro donde pueda tener el control de su dinero, esto les podrá dar responsabilidad y estabilidad financiera tanto en el presente como en el futuro.

Estos ejercicios le ayudarán a su hijo a ser más organizado y responsable con su dinero, pero sobre todo aprenderá la manera en que deben gastarlo.

Existen en el mercado distintos productos financieras diseñados especialmente para los niños, hay que aprovecharlos.

Nunca es tarde para fomentar en nuestros hijos la cultura del ahorro.

*Marcela Bañuelos Caamaño es vicepresidenta de Comercialización y Difusión Asset Management de BBVA Bamcomer.