Como hemos comentado, el legado más importante que podemos dejar a nuestros hijos es el de la educación. En ese sentido, uno de los aspectos más importantes es la educación financiera, que no se enseña en las escuelas. Desde luego, la educación financiera como cualquier tipo de enseñanza, debe ser progresiva. Es decir, de nada sirve sentarnos una noche con nuestros hijos adolescentes para darles un sermón y olvidarnos del asunto. La instrucción debe comenzar cuando nuestros hijos están en una edad temprana y debe ser reforzada a medida que van creciendo.

Enseñarles desde pequeños

La forma más fácil de enseñar a nuestros hijos, cuando son pequeños, es mediante una combinación de los siguientes factores:

1- Fomentar el hábito del ahorro. Lograr esto es relativamente fácil, requiere únicamente de la ayuda de una pequeña alcancía. Entregue a sus hijos de forma diaria todo el cambio que le sobre en el día. A los niños, cuando son pequeños, les divertirá ver caer monedas dentro.

Si lo hace con regularidad, ellos aprenderán que la base del ahorro es la constancia. Una vez que la alcancía se haya llenado, lleve con ellos esas monedas al banco para depositarlas en una cuenta separada. Poco a poco, inviértalas para que sus hijos vean crecer esos ahorros.

2- Enseñarles el valor del trabajo. A medida que los niños crecen, suelen incrementar su deseo por juguetes, ropa o artículos deportivos. En ocasiones, pueden frustrarse al ver que necesitarán de muchos meses, para juntar el monto que les permita adquirir algunos de estos artículos (sus metas).

Puede usted contribuir, si los impulsa a realizar pequeños trabajos remunerados en el hogar, como podría ser lavar el auto o los trastes. Ellos podrán obtener ingresos adicionales que les permitan llegar más rápidamente a sus objetivos, mientras aprenden el valor del trabajo.

3- Crear un fondo para sus estudios universitarios. Realmente uno debe separar una cantidad muy pequeña cada mes para garantizar los estudios superiores de sus hijos, si se comienza este fondo desde que ellos nacen (o incluso antes). Cuando sus hijos sean pequeños, muéstreles este fondo.

Una parte del producto de lo que ahorra en la alcancía puede depositarse aquí, para incrementarlo. Haga que sus hijos, a medida que crecen, se involucren activamente en el manejo del portafolio de inversión que tenga y tomen decisiones con usted.

Incluso, su hijo puede pedirles cada vez que le entregue un domingo o mesada , el cual contribuyan a este fondo por lo menos con 10% de lo que reciben. Un fuerte incentivo puede ser garantizarles, que si sus ingresos son suficientes, para afrontar el pago de los estudios universitarios sin hacer uso de este fondo (o haciendo uso parcialmente) y el monto acumulado al finalizar sus estudios será entregado a ellos.

4- Permitirles administrar sus propios recursos. Las cuentas bancarias infantiles pueden ser una herramienta didáctica importante, siempre que sean utilizadas de forma inteligente.

Enseñe a sus hijos que sirven para administrar sus recursos de corto plazo, no para invertir, ya que la tasa de interés que pagan es ínfima y por debajo de la inflación. En México, no se permite la apertura de cuentas de inversión (por ejemplo en una operadora de fondos de inversión) para niños; sin embargo, los padres pueden tener una cuenta separada dedicada exclusivamente a las finanzas de sus hijos.

5- Involucrarlos activamente en las finanzas del hogar. En México, el tema del dinero suele ser un tabú. Muchos hijos no saben lo que ganan sus padres, las deudas del hogar, los activos y los pasivos. Si usted no fomenta la discusión acerca del dinero, ellos desarrollarán un miedo innecesario, aprenderán que es malo hablar de él. Por el contrario, si los niños son parte de estas discusiones e incluso les es permitido contribuir, desarrollarán un talento natural para el manejo de sus finanzas personales. Observarán la reacción de sus padres, podrán dar opiniones e incluso, a la larga podrían apoyarle a solucionar problemas financieros.

En nuestra siguiente colaboración, hablaremos de los puntos que deben aprender nuestros hijos antes de que empiecen a hacer una vida por sí mismos.

Te invito a que me envíes tus preguntas, dudas y comentarios a través de mi página en Internet: www.planeatusfinanzas.com