Hablar de finanzas con los más pequeños del hogar puede parecer complicado, sobre todo cuando no se sabe por dónde empezar o incluso si los chicos están en la edad adecuada para aprender algunos conceptos financieros básicos. Lo cierto es que, cuando las personas adquieren conocimientos de finanzas personales desde la niñez, es más fácil que en la edad adulta desarrollen los hábitos necesarios para tener finanzas sanas.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, en nuestro país, sólo 30% de las personas cuenta con nociones de educación financiera, y la forma en que los miembros de la familia manejan el dinero y toman decisiones en conjunto repercute en los hábitos financieros que se forman en los pequeños.

En este sentido, Provident compartió tres acciones básicas que puede poner en práctica para que los niños aprendan el valor del dinero y la importancia de administrarlo bien para tomar mejores decisiones financieras a futuro.

La empresa de préstamos personales a domicilio señaló que en primer lugar debe “mostrar el ejemplo”, ya que si tiene buenos hábitos financieros, su ejemplo ayudará a los pequeños a tener un mejor manejo de su dinero e incluso fomentará que en su etapa adulta tengan una relación más sana con sus finanzas personales.

En segundo lugar, Provident aconseja trabajar en equipo, para ello puede involucrar a los más pequeños en la planificación del presupuesto familiar semanal para que tomen consciencia de los gastos en despensa, los que requiere el cuidado de una mascota, o la organización de su festejo de cumpleaños.

“Este ejercicio les dejará ver que el dinero requiere ser administrado y que entre mejor se administre más beneficios obtendremos de él”, indicó.

La tercera recomendación consiste en “engordar al cochinito”, para ello, Provident señaló que es importante que se incentive a los niños a ahorrar y a establecer metas específicas de ahorro, mismas que deben fijar ellos mismos a corto o mediano plazos.