Los momentos especiales son aquellos que se viven al máximo, que se llevan en la conciencia y provocan, en las más de las ocasiones, una sonrisa.

De nueva cuenta, llega el 10 de mayo y es quizá la razón para refrendar el afecto y amor que se tiene hacia mamá, con la conceptualización de ello en un objeto que sea memorable o que de un significado especial para ella.

Ante todo, lo mejor siempre va a ser demostrar los sentimientos. Sea a través de un abrazo o un beso y el hecho de hacerle saber lo importante que es en la vida.

Pero si lo que deseas es imprimir tu sello a esta fecha, aquí te damos una serie de recomendaciones para que estés satisfecho con lo que vas a obsequiar y que en ella, se quede una excelente impresión de la forma cómo le haces saber tus sentimientos.

El a, b, c para halagarla

Considera su estilo de vida. Recuerda que a nadie le gusta que le den regalos que no van con su personalidad, gusto o que no tengan una utilidad.

Sé creativo. Puede ser un elemento clásico lo que le das, pero es el toque personal que le imprimes, marca la diferencia.

Selecciona y no hagas compras de pánico. Tomate tu tiempo. Haz una lista de posibles opciones y califícalas. Si durante este proceso te late más una cosa que otra, no lo dudes, encontraste lo que será el regalo perfecto.

Toda madre es, ante todo, una mujer. Sí, así que lo que le obsequies debe tener un valor estético y netamente sensorial.

Gastar más, no hace un mejor regalo. No es cuestión de demostrar lo que se puede comprar, sino de adquirir aquello que es ideal para ella.

Crea una distinción al darlo. Cada año llega el 10 de mayo, pero éste, puede ser diferente. Sea a través de la manera sorpresiva en que das tu obsequio, la forma como lo empacas o el momento en que lo entregas, deben tener tu estilo, la clave para quedar bien.

Lo que dices y lo que escribes vale más. Expresarte, abrazarla y felicitarla con la emoción en mano, son algunos de los detalles que harán que este día de las madres, sea mucho mejor para ella.

Sin error alguno

  • Para no fallar en el intento de obsequiar, toma en cuenta lo más ad hoc para esta fecha:
  • Un abrazo y un gran ramo de flores con una leyenda tuya, son un gran regalo.
  • Evoca momentos especiales a través de una fragancia. Selecciona aquellas que son de grandes firmas, que mantienen un sello estético reconocible, un equilibrio en sus notas o que sean ediciones efímeras.
  • Una gran cena en un restaurante con cocina de autor. La diversidad puede ser inmensa, pero una sugerencia de comida italiana viene como anillo al dedo. Cuida que la cava sea digna para un maridaje perfecto.
  • Un accesorio es elemento por demás atesorado por las mujeres. No hay mamá que no le guste un par de aretes, un brazalete o un dije. La opción de moda es seleccionar piezas contemporáneas con diseños arquitectónicos, geométricos, étnicos o con referencia a la naturaleza.
  • Un mecanismo relojero.- Selecciona relojes con gran estética. Ya sea en acero, en oro o en cerámica. Conjuga el momento con una firma de renombre. Si seleccionas algo más versátil, guíate por el diseño. Checa lo que a ella le gusta y busca algo bajo esa perspectiva.
  • Moda por siempre.- No hay mamá que se resista ante una mascada o una cartera de diseñador. Si ella tiene un sentido práctico, elije colores neutros, formas clásicas, volúmenes medios y estampados discretos. ¡La verás usar tu regalo durante todo el año!
  • Asistir al teatro.- En este día tan especial, la cartelera ofrece un sinfín de opciones para todos gustos. Si ella lo prefiere, opta por ópera, un espectáculo de baile o quizá, hasta una buena película en un cine VIP es válido.
  • Un viaje.- Una escapada a un lugar de ensueño, tranquilo o de gran confort, es excelente para ella. Procura que sea doble, para que lo disfrute en compañía y la ventaja de éste, es que haces extensivo el obsequio del 10 de mayo.
  • Una sesión de spa.- Una terapia anti edad, un tratamiento de aromaterapia, una visita a una cabina en algún spa citadino o a una clínica de firmas cosméticas de lujo, le encantará.