En México, todas las personas que son asalariadas reciben su aguinaldo durante el mes de diciembre.

Para la mayoría representa una quincena adicional, que es el monto legal de la prestación, aunque algunos reciben bastante más.

Es dinero adicional, un ingreso extra, por eso mismo no deberíamos usarlo para los gastos comunes, sino en hacer más. Debemos verlo como una oportunidad de construir o de mejorar nuestra situación actual.

Que nadie te lo quite

Éstas son también épocas navideñas, en las cuales se promueve el consumo excesivo. Como son momentos de regalar, muchos comercios hacen promociones para tratar de que gastemos nuestro dinero, o en otras palabras quedarse con él (obviamente a cambio de productos o servicios).

Claro que se vale gastar, para eso ganamos dinero, pero como siempre digo: debemos hacerlo con inteligencia.

Nosotros somos quienes tenemos o deberíamos tener el control de nuestro dinero. Por lo tanto, podemos elegir la mejor manera de usarlo.

A continuación algunas recomendaciones:

Construir un fondo para emergencias

Desafortunadamente, en nuestro país la cultura de previsión es muy escasa. Poca gente cubre sus riesgos, tan es así que menos de 10% de los pequeños comercios tiene asegurado su negocio y, lo que es peor, menos de 5% de las viviendas en nuestro país están protegidas.

Más allá de eso, la primera capa de protección es nuestro fondo para emergencias.

Muchas familias viven al día, por lo que están desprotegidas y cosas tan sencillas como alguna humedad en la casa que afecte al vecino se pueden convertir en verdaderos problemas financieros.

El fondo para emergencias nos ayuda precisamente para esas cosas. No sirve para eventos grandes, ya que para eso están los seguros.

Sin embargo, sí funciona para pequeñas cosas que pueden pasarnos en un día cualquiera, e incluso en caso de pérdida de empleo. Te brinda estabilidad financiera ante eventos inciertos.

Pagar o reducir tus deudas

Si estás endeudado, el aguinaldo puede ser un verdadero salvavidas. Lo importante, sin embargo, es conocer las causas de fondo y cambiar tu conducta, porque no servirá de nada si continúas con un ritmo de vida que no puedes sostener.

No obstante, puede servirte para liquidar algunas de ellas, ahorrarte intereses y liberar flujo de efectivo. Es una buena manera de empezar un plan de reducción de deudas.

Complementar tu ahorro para el retiro

En México existen distintos beneficios fiscales para incentivar el ahorro para el retiro y, sin embargo, muchos no los aprovechan.

Pueden verse como dinero gratis: un impulso que le da el gobierno a nuestro ahorro.

Es tan fácil como hacer aportaciones voluntarias a nuestra administradora de fondos para el retiro (afore) y luego deducirlas en nuestra declaración anual. Vale la pena recordar que el retiro es nuestra responsabilidad.

El ahorro voluntario es fundamental para alcanzar una pensión que nos permita vivir de manera cómoda, ya que desafortunadamente las contribuciones obligatorias a los sistemas de pensiones no alcanzarán.

Lograr una meta que nos habíamos propuesto

No hay nada más satisfactorio en la vida que ver un objetivo realizado, sobre todo cuando nos costó trabajo.

El aguinaldo puede ser quizá lo que nos faltaba para ver nuestro sueño cumplido. Quizá era un viaje o lo que faltaba para pagar la boda; sin embargo, también puede ser una gran oportunidad para empezar a construir.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales. Twitter: @planea_finanzas.