Yo he sido bastante crítico del Buen Fin, pues he observado que hay pocos descuentos reales (muchos son similares a los que se encuentran en ventas nocturnas o de liquidación por temporada). Lo que sí abundan son promociones a muchos meses sin intereses.

Como he mencionado, los meses sin intereses son una herramienta que nos puede ayudar, si la usamos con inteligencia. Pero también es una invitación a sobreendeudarnos si no pensamos bien antes de actuar. Recordemos: el que sea sin intereses no significa que no tengamos que pagar.

Hay personas que todavía hoy están pagando sin intereses lo que compraron en el Buen Fin, no el año pasado, sino hace dos años. Es dinero que no han podido destinar para otras metas, porque lo comprometieron en el momento en que hicieron la compra. También hay personas que se endeudaron de más y tuvieron fuertes problemas para pagar su tarjeta, todo por haberse excedido en los meses sin intereses.

Hay que cuidar mucho nuestro gasto durante el Buen Fin. No se trata de no gastar, sino de hacerlo de manera inteligente. Comprar sólo cosas que necesitamos realmente, que estén verdaderamente de oferta (con descuentos importantes) y que las podamos pagar.

¿Cómo cuidar tu gasto en el Buen Fin?

  1. Piensa qué es lo que necesitas y lo que comprarás. ¿Cuánto cuesta? Puedes ir a una tienda o averiguarlo en la herramienta en línea de la Procuraduría Federal del Consumidor. ¿Quién es quién en los precios?
  2. Si lo vas a hacer a meses sin intereses, entonces divide el valor del producto entre el número de meses. No recomiendo que sean más de 12 meses. Recuerda que son artículos que se deprecian y que en muchos casos pueden requerir mantenimiento. ¿Puedes pagar esa mensualidad? ¿Qué cosas tendrías que sacrificar? ¿Vale la pena?
  3. El primer día del Buen Fin, revisa las ofertas que tienen distintas tiendas para ese producto. Hay diferencias importantes. Puedes de nuevo utilizar la herramienta de Profeco. Además puedes hacer comparaciones en Internet.
  4. Acude a la tienda también durante el primer día del Buen Fin para comprar ese producto y ve sólo a eso. No te quedes en el centro comercial viendo otras cosas, porque somos humanos y la mercadotecnia es experta en cómo tentarnos. Ir el primer día tiene un motivo poderoso: si por alguna razón ves una oferta y te ves muy tentado a adquirir algo que no tenías pensado, siempre puedes regresar, no tienes que comprarlo de manera impulsiva. Puedes regresar a casa, pensarlo bien, hacer números y ver si realmente lo puedes pagar. De esta manera por lo menos tomas una decisión pensada e inteligente, quitas parte de la emoción y del impulso de pensar que es ahora o nunca. Además te permite, nuevamente, usar herramientas para comparar y comprobar que ese producto no esté más barato en otro lugar.
  5. Si tienes a qué regresar (por ejemplo si decidiste hacerlo para comprar algo que viste el día anterior), ve sólo por eso. Nuevamente, no te quedes viendo; de lo contrario, no regreses.

Los centros comerciales estarán muy llenos, pero muchos otros lugares como museos tendrán menos gente que de costumbre. Así que puedes aprovechar para conocer tu ciudad, para tener actividades recreativas, o simplemente quedarte en casa con tu familia.

Durante estos días he visto anuncios espectaculares de tiendas departamentales promoviendo las ventas del Buen Fin. Aunque parece haber descuentos importantes, no necesariamente es así: ponen un 50% de descuento en grande, pero un hasta en letras microscópicas.

Eso ha pasado ya otros años y lo que he podido comprobar es que son muy pocos los artículos que tienen reducciones de precio importantes, es mercancía muy seleccionada y que no se ha vendido. Por lo general, la mayoría de los objetos tienen descuentos similares a los que se ofrecen en ventas nocturnas o de temporada, pero eso sí: a más meses sin intereses, lo cual, como ya comenté, no necesariamente es bueno para el consumidor. Aunque, es cierto, en ocasiones sí se pueden encontrar verdaderas promociones, hay que saberlas buscar.

Te invito a visitar mi página: http://PlaneaTusFinanzas.com, Finanzas Personales en tu Vida. Sígueme en Twitter: @planea_finanzas.