REGLA TRES: RODAR ?CON LOS GOLPES

Ningún presupuesto es perfecto. Cuando lo elaboramos, tratamos de estimar lo mejor posible los gastos que tendremos. Pero es normal que de repente nos pasemos un poco en alguna categoría o bien que nuestras necesidades cambien.

La regla tres nos da la flexibilidad para hacer los ajustes que sean necesarios en nuestro presupuesto. Sí, se vale cambiarlo sobre la marcha. Nuestras opciones son:

Reducir el monto que podemos gastar en alguna de las otras categorías de nuestro presupuesto. O bien, si en marzo gastamos 300 pesos de más, en abril tendremos 300 pesos menos disponibles para gastar.

¿QUÉ SUCEDE SI NO SEGUIMOS LA REGLA TRES?

Nos sentimos culpables porque tuvimos que gastar de más. O bien, sentimos que, de nuevo, hemos fracasado: no somos capaces de llevar un presupuesto. La regla tres nos permite cambiar este sentimiento y reconocer que si la vida es dinámica, nuestro presupuesto también debe serlo.

EL CAMBIO DE PARADIGMA DE LA REGLA TRES

La regla tres nos da la flexibilidad que necesitamos para hacer ajustes en el camino e irnos adaptando a la realidad que estamos viviendo. Desde luego, la flexibilidad va de la mano con la responsabilidad. La regla tres funciona básicamente para hacer pequeños ajustes en nuestro presupuesto y adaptarlo a la realidad, pero no debemos abusar de ella: no es un cheque en blanco para engañarnos a nosotros mismos. Porque la realidad siempre nos alcanza y llegará el día en que ningún recorte sea suficiente.

REGLA CUATRO: DEJAR DE SOBREVIVIR QUINCENA A QUINCENA

A todos nos ha faltado dinero antes de acabar la quincena, lo cual nos genera mucho estrés. Todos hemos tenido alguna vez que estirarla: hacer malabares para llegar hasta la siguiente fecha de pago. Si tenemos ingresos irregulares, la situación puede ser aún peor: quizá esta semana esperábamos un pago, pero no salió nuestro cheque.

En esos momentos, si de repente aparece alguna obligación de pago y no tenemos dinero, habrá que recurrir ya sea a un préstamo o a una negociación (pedir que nos aguanten).

La regla cuatro nos permite lidiar con este tipo de situaciones: consiste básicamente en construir un colchón que nos permita, literalmente, vivir con el dinero que ganamos el mes pasado.

Esto a su vez significa hacer nuestro presupuesto con el dinero que ya tenemos en la mano, no con el que vamos a recibir en la siguiente quincena.

Claro, lograr esto no es automático y requiere algunos meses de trabajo, en los cuales tenemos que construir este colchón. Pero vale mucho la pena.

¿QUÉ SUCEDE SI NO SEGUIMOS LA REGLA CUATRO?

Sencillamente, seguiremos viviendo con esa sensación permanente de tener la soga al cuello. Seguiremos presupuestando no el dinero que tenemos, sino el que esperamos recibir.

EL CAMBIO DE PARADIGMA ?DE LA REGLA CUATRO

Es, desde mi punto de vista, la regla más poderosa de You Need a Budget (YNAB). Tener un mes de colchón que nos permita gastar este mes el dinero que nos pagaron el mes pasado significa un gran cambio de paradigma.

Nos da una paz mental tan grande que hay que vivirla para poder entenderla.

Pero al mismo tiempo, es una regla que requiere de las otras tres para poder funcionar con todo su potencial.

Si quieres saber más de estas cuatro reglas, metodología o del software, puedes visitar la página de Internet de YNAB: http://bit.ly/YNAB-Home

Te invito a visitar mi página: http://www.planeatusfinanzas.com y a escribirme por Twitter: @planea_finanzas

[email protected]