Separar la vida personal de la laboral es un reto al que la mayoría de los trabajadores se enfrentan y -en muchos casos- ésto puede afectar su rendimiento y relaciones de trabajo.

Para evitar que la mezcla de estos dos ámbitos tenga efectos negativos sobre su actitud y desempeño, Trabajando.com, empresa especializada en avisos de empleo por Internet, propone buscar algunas estrategias.

Identifique el problema. Si considera que le será difícil mantenerse tranquilo en el trabajo, quizá necesite solicitar permiso para ir al médico o salir de viaje un par de días. A la larga será lo más saludable.

Si cree que los problemas que tiene están afectando de manera grave su trabajo, coméntelo a tu jefe, así se sentirá aliviado al explicar las razones por las que está distraído y menos eficiente.

Sin embargo, esto no es una justificación si olvida fechas clave o compromisos establecidos con anterioridad, así que lo mejor será que procure poner sus sentidos en el trabajo y buscar métodos para no olvidar tareas.

Piense de manera positiva que las ocho horas de trabajo lo mantendrán fuera del problema, muchas veces estar centrado en otra cosa por un periodo de tiempo, ayuda.

La última recomendación, y quizás la más importante es encontrar un balance entre los dos ámbitos.

Puede que se encuentre muy estresado porque su vida no está equilibrada. Lo mejor en este caso es delegar, compartir y pedir ayuda.

Margarita Chico, directora General de Trabajando.com señaló que sin duda hay que aprender a separar la vida personal de la laboral. Se debe estar consciente que descuidar este aspecto pone en riesgo el empleo debido a que afecta el rendimiento y el cómo nos relacionamos con los demás .

apr