En la primera parte de esta serie, explicamos qué es la inflación y por qué es que existe en una economía, pero. ¿Cómo podemos protegernos de sus efectos? A continuación algunas sugerencias:

1- Esté atento a los pronósticos de inflación que emite el gobierno, y de las opiniones que al respecto manifiestan los analistas financieros. Muchas veces las evaluaciones iniciales son muy inexactas, por lo que es prudente observar los cambios que se van dando a lo largo del año.

2- Realice un presupuesto personal o familiar, basado en sus ingresos y gastos mensuales, contemplando el monto que requerirá para sus gastos ocasionales, como pueden ser las vacaciones, la Tenencia o las compras navideñas. Incluya en dicho presupuesto un margen inflacionario que considere un incremento mensual en el gasto de acuerdo con la inflación estimada por los analistas más 1 punto porcentual para cubrirse de posibles desviaciones.

Es decir, si los especialistas han determinado que la inflación anual será de 12%, implica una inflación mensual promedio de 1 por ciento. Entonces, considere que sus gastos se podrían incrementar 2% mensual (1% determinado por los analistas más 1 punto porcentual). Ajuste este margen a medida de que las expectativas en el año se vayan modificando.

Trate de gastar únicamente en función de su capacidad de generar ingresos, y de ahorrar lo más que pueda. La mejor forma de hacerlo es considerando al ahorro como el primer recibo que deberá pagarse a sí mismo.

3- Evite en lo posible endeudarse. Recuerde que en épocas inflacionarias las tasas de interés son demasiado elevadas, haciendo que los montos que se adeudan crezcan de manera exponencial. Sin embargo, en caso de que requiera contratar un crédito para la adquisición de un bien de consumo duradero, como una casa, revise cuidadosamente las condiciones del contrato. Cuide que las mensualidades puedan ser pagadas cómodamente y que el incremento que puedan sufrir por variaciones en las tasas de interés o en la inflación, esté lo suficientemente acotado para que pueda cubrirlos de acuerdo con el crecimiento proyectado de sus ingresos.

4- Conserve la calma en situaciones críticas. Si usted está endeudado y ya no puede pagar, o si pierde su trabajo, no se desespere. Busque nuevas oportunidades de ingresos, aun en donde no las haya. Trate de llegar a un acuerdo con sus acreedores.

5- Utilice todos los medios que están a su alcance. En épocas de alta inflación puede depositar todos sus ingresos, al momento de recibirlos, en una inversión que le brinde liquidez inmediata y rendimientos reales, como una sociedad de inversión en instrumentos de deuda que posea estas características. Si es usted ordenado en sus finanzas, podrá además utilizar una tarjeta de crédito como medio de pago para su consumo cotidiano (de manera controlada y no como un instrumento de crédito). De esta forma, estará protegiendo el poder adquisitivo de su ingreso.

6- Maneje distintos plazos en sus inversiones para cuidar su liquidez, asegurándose de recibir rendimientos por arriba de la inflación con el fin de conservar e incrementar el poder adquisitivo de su patrimonio. Recuerde que en épocas inestables la volatilidad por lo general se magnifica, lo que brinda grandes oportunidades de obtener ganancias con nuestros recursos disponibles.

7- Elabore de manera periódica su balance personal, con el fin de que conozca en todo momento sus activos y pasivos, así como el tamaño de su patrimonio.

Te invito a que me envíes tus preguntas, dudas y comentarios a través de mi página en Internet: www.planeatusfinanzas.com