Pocas personas conocen las nuevas obligaciones viales, mismas que comenzaron a implementarse inicios de este año. Dentro de ellas está la de contar al menos con un seguro de daños a terceros en caso de ocurrir un accidente automovilístico.

Ante esta responsabilidad que deben tener todos los automovilistas, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda cotizar con diferentes aseguradoras para encontrar el producto que mejor se adapte a sus necesidades, y al mejor precio.

En un comunicado, la dependencia señaló que actualmente en el mercado existen alrededor de 390 distintos tipos de seguros para autos, ofrecidos por 27 aseguradoras.

Alertó que siete de cada 10 autos en circulación no cuentan con una póliza, lo que significa que solo 7.4 millones de autos cuentan con algún tipo de protección.

La Condusef advirtió que el incumplimiento en la contratación de al menos un seguro de responsabilidad civil puede implicar el pago de una multa de hasta 4,100 pesos y la obligación de demostrar que se contrató el seguro para que se libere el automóvil.

Tan sólo en el primer semestre de este año, las aseguradoras reportaron que se registraron 1 millón 194,000 siniestros o percances automovilísticos a nivel nacional, y que en promedio un golpe laminero cuesta alrededor de 15,000 pesos, y el robo de una autoparte 4,000 pesos.

Adicionalmente, se debe considerar que la cifra de coches asegurados que fueron robados por hora fue de 11 unidades en promedio en 2018.

De ahí la importancia de cobrar conciencia sobre estar protegido ante estos riesgos y prevenir una inestabilidad económica importante de las familias mexicanas.

La dependencia detalló que los simuladores son una buena opción, ya que le permite contrastar la prima del seguro, las coberturas, los montos de deducibles que se cobran y los servicios adicionales con que se puede contar al contratar la póliza.

Otro aspecto importante que debe tomar en cuenta al cotizar son las exclusiones de los seguros, por lo que se recomienda leerlas detenidamente, expuso. Por ejemplo, si cubre o no daños por inundación.

Uno de los primeros aspectos a considerar son los riesgos que debemos tener cubiertos. Ante esta situación, las compañías de seguros los han agrupado en tres tipos de coberturas, básica, limitada y amplia.

La Condusef añadió que una cobertura básica cubre los daños causados a terceros, ya sea en algún bien, como un auto, casa, barda, motocicleta, o bien los ocasionados a personas ajenas al vehículo asegurado.

Agregó que, de igual forma, este tipo de cobertura considera los daños físicos de los ocupantes del vehículo de un tercero, o bien la indemnización en caso de invalidez o fallecimiento. En este tipo de seguros se encuentra el seguro básico estandarizado de automóvil.

En el caso de una cobertura limitada, las aseguradoras sólo cubren el robo total del vehículo, para lo cual pagarán la indemnización establecida en la carátula de la póliza.

También asumen responsabilidad por daños causados a terceros en bienes o personas, y gastos médicos a consecuencia de un accidente automovilístico.

Ante la competencia que existe en este tipo de productos, las aseguradoras ofrecen otras coberturas, como asistencia vial y legal, así como la extensión de la cobertura de responsabilidad civil por daños a terceros cuando el asegurado maneje otro vehículo.

La dependencia explicó que una cobertura amplia se trata de una modalidad que cuenta con una amplia gama de coberturas y servicios, como daños materiales, fianza garantizada, cristales, llantas, equipo especial y devolución del deducible, entre otras.