Hace dos años, Georgina compró un auto a crédito cuyo valor fue cercano a 150,000 pesos. Todos los gastos realizados desde el principio fueron fijos: mensualidades, pensión, seguro y los servicios que destaca el manual para hacer efectiva la garantía.

Sin esperarlo, su vehículo comenzó a presentar diversas fallas provocadas por el desgaste. De inmediato pensó cómo solucionar el problema sin que su economía familiar se viera perjudicada, pues la compostura seguro se saldría de su presupuesto.

Lo cierto es que todos estamos expuestos a una falla en el clutch o en la batería, por mencionar las más comunes. ¿Está usted preparado para hacerle frente o bien, preferiría prevenir y evitar esos imprevistos?

CUÍDELO ANTES DE GASTAR

Para evitar contratiempos, es recomendable mantenerlo en las mejores condiciones posibles para no gastar de más en reparaciones.

Identificar rápido cualquier falla es preferible a esperar que ésta sea tan evidente que se convierta en un hoyo para su bolsillo.

Según ingenieros mecánicos especialistas, entre los gastos que implica la prevención de un auto se encuentra la revisión de las llantas, los frenos, las luces y la dirección.

A esto se suman gastos adicionales como estacionamientos o parquímetros.

Si espera hasta escuchar un ruido de fricción de un fierro, probablemente tenga arruinado los rotores o las balatas. Remplazarlos le costará caro, sobre todo en el primer caso.

En promedio, cada llanta de un auto cuesta 1,500 pesos, según tiendas especializadas que muestran sus listas de precios vía Internet.

Por las cuatro llantas usted tendría que pagar 6,000 pesos, pero en caso de que caiga en un bache y una de las llantas se reviente es probable que tenga que desembolsar por lo menos el valor de una.

NO LO MEDIQUES SIN NECESIDAD

Tampoco es recomendable exagerar en el mantenimiento del automóvil, ya que remplazar una pieza cada vez que se escuche un ruido de menor importancia puede resultar muy costoso y un desperdicio de dinero. Hay piezas que aunque parezcan de poca importancia son sumamente caras y su funcionalidad no depende de que se escuche bien o mal.

En ocasiones se dan pequeños desajustes en tornillos por las malas condiciones de las calles, pero con sólo apretarlo ligeramente el problema se soluciona , comentó José Manzanares, especialista mecánico.

Expertos aseguran que la mejor recomendación es seguir las directrices que da el fabricante en el manual del propietario y seguirlo en la medida de lo posible.

Si se siguen las indicaciones del fabricante, se tendrán beneficios, entre los que se encuentra mantener vigente la garantía y no dar al vehículo más mantenimiento del que realmente necesita , dijo Carlos Suárez, encargado del centro de servicio de una agencia.

Se recomienda guardar recibos, facturas y documentos de mantenimiento y reparaciones, que incluyan fecha, kilometraje y monto pagado.

Esto le ayudará para cuando desee vender el vehículo obtenga un mejor precio y podrá demostrar que le ha dado el mantenimiento mecánico recomendado por el fabricante, por lo cual se trata de una unidad segura para el comprador.

[email protected]