Obtener la primera tarjeta de crédito es todo un acontecimiento, ya que si este producto financiero se utiliza de una manera adecuada, será la clave para obtener nuevos créditos y forjar un patrimonio en el futuro.

A decir del especialista Enrique Arias Zamarripa, director de Análisis y Desarrollo Financiero de la Condusef: No hay que satanizar las tarjetas de crédito, ya que son un vehículo de financiamiento muy eficiente, si se usan de manera responsable .

No obstante, antes de que el interesado realice el trámite propio con el banco para la adquisición del plástico, hay información que no debe pasar por alto.

Para aprender cómo se maneja el mundo de las tarjetas de crédito, se deben mirar aquellos productos que ofrezcan un Costo Anual Total (CAT) económico.

En este caso, la tasa de interés debe oscilar entre 18 y 35 por ciento.

Vale recordar que en el mercado existen dos clases de tarjetas: las simples y las que ofrecen beneficios de lealtad. Estas últimas se ofertan en el mercado con intereses mayores a 35%, por tanto no se deben considerar como opción para los primerizos detalló Arias Zamarripa.

El experto recomendó que la tarjeta cuente con seguro por robo, fraude y extravío, esta información la proporcionan los ejecutivos del banco.

Requisitos

Ya que se eligió la tarjeta, se debe acudir al banco, llenar una solicitud y presentar algunos documentos como identificación oficial, comprobantes de crédito y si no es asalariado documentos que avalen que percibe ingresos.

La institución bancaria realiza un análisis de viabilidad, para verificar que exista solvencia económica por parte del interesado.

Por lo general, la institución bancaria otorga un límite de crédito tres veces mayor que el remanente del ingreso del interesado.

Para evitar endeudamiento, se puede solicitar al banco un monto específico como tope de crédito que usted puede pagar.

Otra posibilidad es solicitar en un banco una tarjeta de crédito asegurada , esto es que se encuentra respaldada por el dinero que deposite, es decir, si quiere una tarjeta con límite de 1,000 pesos necesitará tener en una cuenta esa cantidad, la cual quedará congelada y no podrá ser utilizada hasta que cancele la tarjeta que respalda.

Antes de firmar

Antes de aceptar una tarjeta de crédito con cualquier banco, es muy importante verificar que lo que ofrecen en la publicidad es lo que en realidad se contratará.

El asesor debe brindar información clara y precisa sobre el producto, así como aclarar las dudas que el cliente tenga , explican los expertos.

Agregan que el banco debe entregar un folleto explicativo junto con el contrato en el momento que le entreguen el plástico.

Finalmente, la recomendación de los expertos es liquidar lo más pronto posible el crédito o siempre pagar más del mínimo.

Beneficios tangibles

Las tarjetas de crédito son una excelente herramienta que permite acceder a otros créditos si su manejo es óptimo.

Es un excelente medio de pago, reduce el riesgo de cargar efectivo.

Si paga el total de los consumos en la fecha indicada en el estado de cuenta, no pagará intereses.

La tarjeta proporciona la posibilidad de solventar gastos inesperados, como emergencias en salud, viajes inesperados, entre otros.

También con ella se pueden realizar reservaciones en hoteles, restaurantes e incluso realizar compras vía electrónica en cualquier parte del mundo.

Con esta herramienta crediticia, se empieza a figurar en algunas de las dos sociedades de información crediticia como: Buró o Círculo de Crédito.

Mientras se mantengan buenos antecedentes, en un futuro se podrá acceder a otros créditos mayores como hipotecario o automotriz.

mdionisio@eleconomista.com.mx