( Segunda y última parte)

En la primera parte mencionamos que el aguinaldo representa un ingreso adicional y, por lo tanto, una oportunidad para acercarnos más a nuestras metas financieras. Algunos expertos sugieren dividirlo -utilizar una parte para los gastos propios de esta época, pero también aprovecharlo para otras cosas.

Ya hablamos acerca de cómo nos puede ayudar a pagar o disminuir nuestras deudas. Pero hay otras alternativas:

¿Tienes un fondo para emergencias?

Muchas familias están verdaderamente desprotegidas en caso de una emergencia. Son vulnerables ante cualquier imprevisto. Si uno vive al día, algo tan sencillo como una humedad en la casa puede hacernos caer en un problema financiero.

El fondo de emergencias es una de las formas más eficientes de proteger nuestro patrimonio, más en épocas de grandes cambios estructurales como los que estamos viviendo. Nos brinda precisamente tranquilidad financiera y estabilidad ante eventos inciertos.

Las personas con un empleo fijo deben tener entre tres y seis meses de gasto familiar corriente, pero quienes obtienen ingresos por honorarios deberían pensar en una cantidad adicional porque son mucho más vulnerables. El aguinaldo puede ser una oportunidad para empezar a construirlo, o para complementarlo.

Hacer crecer nuestro ahorro para el retiro

Muchas personas desconocen que en México es posible invertir en un plan personal de retiro -incluso hacer aportaciones voluntarias a su afore- y obtener beneficios fiscales importantes. Aunque la reforma fiscal aprobada el año pasado los redujo de manera significativa, aún existen y debemos aprovecharlos.

No olvidemos que las contribuciones obligatorias a las afores apenas alcanzarán para obtener una pensión que representará, en muchos casos, la tercera parte de nuestro ingreso al retiro y no será suficiente para vivir dignamente, por lo que el ahorro adicional es fundamental.

Alcanzar otras metas

Otra alternativa para hacer un buen uso de nuestro aguinaldo, particularmente si contamos con un buen fondo para emergencias y nuestro plan de retiro al corriente, es el cumplimiento de una meta futura. Por ejemplo, un viaje, o el enganche de una casa. Incluso cambiar el refrigerador, o el auto.

Para ello es importante separarlo y ponerlo en instrumentos de inversión que sean adecuados a nuestro horizonte de inversión (plazo) y que nos ayuden a proteger y a incrementar el poder adquisitivo de los recursos que hemos ahorrado.

Pero además, si ya teníamos dinero guardado -un ahorro- para lograr alguna de nuestras metas, quizá el aguinaldo sea lo que necesitábamos para finalmente alcanzar ese objetivo financiero que tanto anhelábamos.

Una de las mayores satisfacciones que puede tener uno como persona, y sin duda la mejor recompensa de llevar una adecuada planeación financiera personal, es ver nuestras metas realizadas.

En este sentido, si planeamos de antemano utilizar nuestro aguinaldo en una de ellas, entonces ¡hagámoslo! Pero hay que hacerlo de manera inteligente, sin adquirir nuevas deudas o sin sacrificar cosas que podrían ser más importantes.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales. Twitter: @planea_finanzas