Encontrar un espacio para rentar una vivienda en las grandes urbes a precios accesibles puede resultar un problema para muchos, ni qué decir de compartir el espacio con personas afines a nosotros que tengan nuestros mismos gustos e intereses.

Ante esta problemática, surgió el coliving, una evolución de vivir con roomies, en donde la diferencia es que los habitantes de una casa rentan un cuarto donde el precio incluya todos los servicios, compartiendo espacios en común y sin tener el problema de buscar a más personas para vivir y completar para la renta.

El coliving permite que varias personas compartan un apartamento o casa para ahorrar dinero e inspirar ideas de colaboración, tanto personales como profesionales, así como proporcionar condiciones de vida más cómodas y aceptables.

Marcos Torres, gerente de Operaciones de la plataforma inmobiliaria Homie.mx, afirmó que actualmente la tendencia es repartir los gastos y los costos de la misma, además de formar vínculos personales y profesionales con otras personas.

Afirmó que esta tendencia está muy de moda en Europa y algunas ciudades de Estados Unidos, y que recientemente empieza a crecer en ciudades como Guadalajara, Monterrey y la Ciudad de México.

Estimó que esta nueva práctica inmobiliaria crecerá en los próximos años debido a la alta demanda de vivienda en las grandes metrópolis.

Detalló que el coliving es una forma de institucionalizar la renta entre varias personas, pero de una manera mucho más profesional y sobre todo con garantías establecidas para todos los que viven dentro de la misma casa.

“Al final creemos que este nuevo modelo de renta irá a la alza. hoy en día, la oferta de la vivienda no ha aumentado, pero sí la demanda y ese efecto hace que el mercado inmobiliario se vaya encareciendo y, por ende, surgen nuevas modalidades u oportunidades para rentar, lo que estamos encontrando como una tendencia es el coliving”, explicó.

Torres indicó que la cantidad de personas recomendable que vivan en una vivienda de este tipo es de máximo cuatro en promedio, pero este número dependerá de factores como la zona donde se ubique la vivienda y los espacios interiores.

Señaló que uno de los beneficios del coliving es que el habitante no debe luchar por encontrar roomies para poder rentar un espacio y que estos centros ya ofrecen ciertas amenidades para vivir.

“Este nuevo estilo busca llevar a la formalidad a estar bajo un contrato, esto empuja a que haya respeto entre los condóminos y entre los roomies que estén compartiendo. La ventaja del coliving es que se tienen espacios comunes, pero siempre contarán con su propia habitación y espacio independiente”, explicó.

Refirió que esos espacios comunes compartidos no sólo se tratan de la cocina, comedor o baño, también se puede tratar de zonas como patios, jardines, estacionamientos, pero ello dependerá del tipo de construcción de cada vivienda.

[email protected]