Rentar un inmueble, ya sea que esté habitado por el propietario o de manera individual, es una actividad que cada vez más personas utilizan con el objetivo de generar ingresos extra.

El mercado de personas en busca de alojamiento es grande. Según Airbnb, en el 2016 alrededor de 974,000 visitantes requirieron de una habitación; esto dejó una ganancia promedio de 4,238 pesos semanales a los anfitriones que rentaron sus inmuebles.

En este sentido, la plataforma Remixto, otro competidor en este incipiente mercado, lanzó una serie de recomendaciones para los interesados en alquilar una vivienda.

  1. Términos claros sin letras chiquitas. El primer paso, y el más importante, es la estructuración de un convenio, ya que con éste podrá protegerse frente a incidentes de diversa índole y en el cual también quedarán señaladas sus obligaciones; recuerde que antes de crear el acuerdo debe tener los papeles adecuados que demuestren que usted es el propietario de dicho inmueble. En el contrato se deben incluir los nombres del arrendador y arrendatario, la ubicación y descripción del inmueble, el monto de la renta y el término del acuerdo.
  2. Anúnciese. Optar por plataformas online le permite encontrar tanto a potenciales huéspedes como a un posible arrendatario. Además, estos sitios le permiten atraer clientes con fotografías y descripciones en las que puede incluir características, servicios y costos.
  3. Cree un plan de precios. Haga su plan con base en sus ingresos, egresos, ubicación, tamaño y valor del inmueble; esto le ayudará a darse una idea de cuánto puede pedir de renta; aunque no existe una ley o una regla para crear el plan, se recomienda que investigue el mercado inmobiliario y contemples un precio razonable que le deje rendimientos.
  4. Ahorre tiempo. En ocasiones, rentar su casa puede llegar a demandar mucho tiempo, por lo que recurrir a un arrendatario puede ser una excelente opción; existen algunos que además de hacerse cargo de promover su inmueble, brindan mantenimiento y diferentes esquemas de ingresos.
  5. Busque algo práctico. La tecnología ha evolucionado tanto que hoy en día existen aplicaciones donde las personas pueden rentar su casa, cotizar, y hasta pedir servicio al cuarto.