La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió que los bancos están obligados a restituir a los clientes, los objetos que hayan sido robados de una caja de seguridad, siempre y cuando se compruebe su existencia.

La Primera Sala de la Corte determinó que los bancos deben restituir a los particulares los bienes contenidos en estas cajas, pues se trata de un incumplimiento a la obligación por parte de la institución bancaria, por la deficiencia en su manejo y guarda.

No obstante, los ministros subrayaron que el banco quedará absuelto de restituir o pagar el valor de los bienes respecto de los cuales no se acreditó su existencia.

En ese sentido, se expusieron que no es razonable exigir pruebas directas del depósito de los bienes y de su sustracción, pues esto sería costoso toda vez que cada acción tendría que ser avalada por un notario público.

En su lugar, la Primera Sala apuntó que es plenamente válido presentar pruebas presuntivas obtenidas a partir de indicios, las cuales pueden alcanzar valor probatorio pleno si se reúnen varios elementos que creen convicción.

Estas pruebas para comprobar su existencia de los bienes pueden ser fotografías, avalúos que los describan en forma precisa, recibos, testimoniales tanto de miembros de la familia como de terceros, como son los joyeros y diversos indicios que demuestren el uso de las cajas de seguridad.

klm