La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) informó que podría aplicar 256 sanciones con un importe de 32 millones de pesos a siete instituciones financieras emisoras de tarjetas de crédito por tener registrados unos contratos ante las autoridades y ofrecer otras versiones a los usuarios, en los cuales la información no es clara sobre el cobro de comisiones y otras irregularidades.

Al presentar el estudio Resultados de la Supervisión del Producto de Tarjeta de Crédito , el presidente del organismo, Mario di Costanzo, informó que se supervisó a siete instituciones ya que éstas concentran 95% de los reclamos principalmente derivados de cargos, comisiones e intereses no reconocidos.

Las instituciones supervisadas fueron: BBVA Bancomer, Scotiabank, HSBC, Santander Consumo, Banorte, Ixe Tarjetas, Tarjetas Banamex y Sociedad Financiera Inbursa.

El trabajo de supervisión consistió en analizar los contratos, estados de cuenta y carátula de 15 expedientes elegidos aleatoriamente por cada institución, con la finalidad de que cumplan con la normatividad en lo referente a la tarjeta de crédito.

Dentro de las irregularidades encontradas en dicha supervisión, destaca que las instituciones entregan al usuario un contrato no vigente o sea, diferente al inscrito en el Registro de Contratos de Adhesión (Reca) lo que ocasiona que el usuario no conozca cuáles son las condiciones reales bajo las cuales se firma el contrato.

Asimismo, los estados de cuenta que se entregan a los usuarios no contienen la información correcta de tasas de interés o Costo Anual Total del producto que se contrató, por lo que podría darse el caso de un cobro de intereses incorrecto, afectando el bolsillo del usuario.

Las instituciones supervisadas registran una cosa y hacen otra con los clientes, lo cual es muy grave porque no se vale presentar la cara de algunos contratos ante la Condusef y operar con sus clientes con otros contratos que no son los que están vigentes ante nosotros , explicó el Presidente del organismo.

En marzo del 2013, la Condusef presentó la evaluación de los documentos que están registrados ante el organismo y las calificaciones de dichas evaluaciones son muy superiores a las que arrojaron los resultados de supervisión.

De acuerdo con la Condusef, con estas irregularidades el usuario de servicios financieros se ve afectado, al no estar recibiendo documentos que cumplan con la normatividad aplicable, y podría significar un perjuicio económico al pagar intereses o comisiones por encima de las pactadas.

Por su parte, BBVA Bancomer indicó que no es su intención, y nunca lo ha sido, engañar a autoridad alguna, ni mucho menos a sus clientes en todos los productos y servicios que ofrece. (Con información de Notimex)

fernando.gutierrez@eleconomista.mx