La moda masculina y femenina utiliza diversos lenguajes, aún cuando digan lo mismo. Es por ello que existen diferencias en el atuendo profesional de cada género. Para los hombres, el traje de negocios es un requisito social definido mientras que la mujer requiere de una vestimenta laboral que, además de cumplir con el protocolo de negocios, le permita demostrar su feminidad.

La razón obedece a que cada mujer manifiesta un diálogo con su personalidad a través de la ropa que porta y lo cierto es que ella tiene más libertad que los hombres para determinar su imagen profesional.

La forma como se viste funciona como un lenguaje social y siempre afecta de manera directa la forma como se relaciona profesionalmente.

Un factor laboral

Cuando vas solicitar un empleo, la indumentaria que portes es factor decisivo para establecer una idea sobre ti, ya que provocará un juicio sobre las aptitudes que tengas para desempeñar un puesto determinado. En la mayoría de las empresas, la imagen de los empleados es un reflejo de su eficiencia y por ello, debes vestir acorde a tu jerarquía profesional.

Si se considera al atuendo femenino como una forma de lenguaje, entonces debe tener un orden en el que la estética manifiesta una lógica y armonía.

La clave de la elegancia es un presentar un equilibrio visual y ésta se logra a través de la congruencia que existe en la coordinación de prendas, el atuendo en sí y el lugar en el que se usa. Al lograr un look orquestado visualmente, se refleja una personalidad armónica y eso se traduce en una forma de vestirse bien a nivel profesional.

Elementos de elegancia

Para armar un atuendo, se debe tener conciencia de la forma de tu cuerpo ya que como fenómeno cultural, la mayoría de las mujeres no están conformes con su físico. Es un resultado de los estereotipos estéticos que establece la moda. Pero reconocer los puntos que favorecen tu silueta y las áreas que hay que fortalecer a nivel visual, te ayudarán a seleccionar la vestimenta correcta.

Construyendo tu imagen

-

La mejor forma de elegir un atuendo es probándolo y viéndose al espejo.

-Adquiere los cortes que tu silueta necesita más que aquellos que estén de moda.

-No sigas todo un esquema de tendencias, ya que de ellas puedes elegir lo que te acomoda y hace verte bien.

-Busca prendas con líneas rectas y colores neutros.

-Las piezas con diseño de sastrería, siempre son útiles por su versatilidad atemporal.

-Cuida que la vestimenta no tenga un diseño que se contrapongan a la jerarquía que tienes en tu trabajo.

-Se debe buscar siempre el equilibrio visual a partir de la coordinación.

-No exageres en estampados, lo más recomendable son los colores lisos y los que afinan la silueta.

-No exageres en tu maquillaje. Lo más natural es lo adecuado para tener una imagen empresarial.

-No busques prendas con logos grandilocuentes. Lo mínimo es siempre elegante.

-Cuida el corte de las prendas y checa que la falda o vestido tengan el largo correcto a tu figura, aún cuando te sientes.

-Invierte en ropa de calidad, más que de marca.