De acuerdo con expertos, la mayoría de la gente no sabe gastar, aún si reconocen que el dinero puede comprar salud, placer y desterrar la despreocupación y el trabajo arduo.

Científicos de la Universidad de British Colombia se dieron a la tarea de medir la felicidad entre los individuos, cuyos resultados fueron publicado en el Journal of Consumer Psychology.

A continuación, la receta de siete pasos para compradores que buscan sonrisas.

1. Compra experiencia en lugar de cosas

En amplias encuestas de gastos pasados, los entrevistados informaron por abrumadora mayoría que obtuvieron más felicidad de cosas que hicieron que de cosas que tienen. Los expertos dicen que ello puede deberse a que las experiencias concentran la mente en el presente. "Una mente que va de un lado al otro es una menta descontenta".

La otra es que la gente con frecuencia parece rememorar actividades, pero se adapta rápidamente o pierde la fascinación por las cosas nuevas, dicen los expertos.

2. Ayude a otros (por razones egoístas)

Ayudar porque te hace sentir bien es una respuesta madurada. Es lo que hace que los humanos sean uno de los pocos animales con redes sociales altamente complejas y los únicos que incluyen miembros no emparentados en sus redes. Casi cualquier cosa que hacemos por mejorar nuestras conexiones con otros mejora nuestra felicidad, escriben los autores.

3. Concéntrate en cosas pequeñas

El problema con las posesiones materiales, es que los compradores se adaptan demasiado rápidamente a ellas. Una solución es concentrarse en muchas cosas pequeñas en vez de una grande. Los estudios muestran que la frecuencia del placer está más estrechamente relacionada con la felicidad que la intensidad. Compre un mini pastel. Juegue al golf de nueve hoyos. Haga un viaje de un día.

4. Ahorra para las lecciones de buceo y luego paga en efectivo

Los consumidores que compran inmediatamente a crédito se privan de una fuente gratuita de goce: la anticipación, es más mucha gente comete el error de la anhedonia, es decir, considerar que un placer postergado no será tan intenso como aquel experimentado en el presente. Falso, dicen los expertos. Los placeres postergados son igualmente intensos, y los consumidores acumulan placer adicional al anticiparlos.

5. Piense en cosas no felices antes de gastar

Algunas compras tienen efectos de onda expansiva. Los barcos necesitan un muelle, un viaje económico significa varias horas sentado en clase económica. Una mascota necesita cuidados. Maximizar la felicidad depende en gran medida de vincular menos molestias pequeñas y más alegrías menores. Fantasea un poco sobre el primer día en que tendrás ese objeto de placer, pero también piensa en los siguientes 364.

6. No compre demasiado cuidadosamente

Hay una diferencia entre la anticipación y la obsesión. Si pasas días visitando sitios web de devotos a las cámaras fotográficas antes de comprar una, lo más seguro es que pierdas de vista lo que más importa, como si es suficientemente rápida para capturar la imagen de tu hijo sonriendo antes de que se lleve el dedo a la nariz. Concéntrese en un par de características que importan más que el resto.

7. Imite

Usted es especial y todo lo demás, pero uno de las mejores formas de predecir si algo le traerá felicidad es si le ha traído felicidad a otros. Olvídate un poco de sus altos criterios cinematográficos y ve a ver la película de moda que todos comentan.

apr/ Con información de Wall Street Journal