El crédito hipotecario es un producto financiero que, además de brindarle la oportunidad de comenzar a forjar un patrimonio con la compra de una vivienda, también es un compromiso a largo plazo, en el que si no se administra de manera responsable, las consecuencias hacia su salud financiera no serán las mejores.

Por ello, es importante que previo a su contratación, analice diversos factores que intervienen en la decisión final.

“En un entorno de restricción de liquidez, como esta crisis sanitaria y económica que vivimos, debemos hacer uso de los instrumentos de crédito que ofrece el sistema financiero. Así aprovecharemos un mecanismo práctico, útil y estratégico para realizar mejores transacciones residenciales”, mencionó Leonardo González, analista Real Estate de Propiedades.com.

En este sentido y ante la crisis actual derivada por la pandemia, el crédito hipotecario ha presentado incrementos respecto a otro tipo de créditos.

De acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), al cierre de diciembre del 2020, la cartera del crédito a la vivienda creció 5.5%, en tanto la cartera de crédito total de la banca múltiple presentó una reducción de 5.3 por ciento.

Por ello, de acuerdo con dichas cifras, los expertos destacan que debido a un panorama donde la guerra de tasas bajas en los bancos continúa a niveles mínimos históricos, lo convierte en un buen momento para adquirir una vivienda.

¿Cómo saber si un crédito hipotecario se ajusta a su perfil? Más allá de los elementos básicos, no menos importantes, como consultar a un asesor inmobiliario, necesidades habitacionales o revisar la ubicación de la vivienda, hay otros aspectos relevantes que tienen que ver con sus finanzas, las opciones en el mercado y los beneficios que tiene contratar un financiamiento de este tipo.

Escenarios realistas

Al ser un compromiso financiero que al menos le llevará solventar por 15 años, es importante que revise su capacidad de pago previo a la contratación, para ello el analista de Propiedades.com recomendó ser realistas y elegir una propiedad de acuerdo a sus ingresos, para ello también deberá establecer metas de ahorro y dejar a un lado los gastos innecesarios para lograr dichos objetivos.

El segundo factor tiene que ver con las opciones existentes en el mercado, en este caso, las calculadoras y simuladores de crédito son una herramienta eficaz que le ayudará a tomar una decisión más acertada ya que así conocerá cuáles son los financiamientos más accesibles. Un ejemplo de estas herramientas es la que tiene la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Debido a las tasas de interés bajas, la posibilidad de obtener un crédito hipotecario accesible es aún mayor, por ello, el tercer factor destaca los beneficios que tiene solicitar un crédito de este tipo en estos tiempos.

“Al solicitar una hipoteca, es posible capitalizar los beneficios en un entorno de crisis, permitiendo la generación de riqueza en los hogares. Sobre todo si tienen planes o necesidad de adquirir una vivienda nueva. Hoy es conveniente tomar una decisión de contratar este instrumento, pues existen condiciones favorables a futuro”, añadió González.

Beneficios adicionales

Aunque el camino hacia la recuperación a los niveles pre-pandemia aún no se concreta, tiene la oportunidad de enfrentar la crisis, y es que de acuerdo con BBVA, una vivienda además de tener un uso habitacional, también puede convertirse en una inversión redituable.

“Para la gran mayoría de la población, es el activo de mayor valor y además un factor de riqueza patrimonial que trasciende generacionalmente”, detalla la entidad.

En este sentido, Leonardo González explicó que en caso de desempleo o disminución de ingresos, la vivienda se convierte en una fuente alterna de ingresos, para ello, apuntó que se requiere realizar un mantenimiento constante al inmueble, por lo que asignar un presupuesto mensual de 3 a 5%  de la renta obtenida, sería lo más conveniente.

“Gracias al mantenimiento se obtiene un mejor valor de renta y se aseguran las condiciones de habitabilidad”, mencionó González.

jose.ortiz@eleconomista.mx