Comprar siempre lo más barato no es sinónimo de ser un buen comprador, para ello se requiere comparar y analizar el producto o servicio en cuestión, el precio y si realmente se requiere ese bien, señaló Banco Azteca.

A través de su programa de educación financiera “Aprende y Crece”, la institución bancaria indicó que antes de adquirir cualquier artículo, es necesario reflexionar si realmente se requiere o sólo es trata de una compra innecesaria, eso permitirá forjar el hábito de consumir inteligentemente.

Además del producto o servicio en cuestión, es importante revisar la tienda o establecimiento que lo pone a la venta, si cuenta con una mayor oferta de productos, así como descuentos y ofertas de temporada. 

Indicó que en caso de no haber gastado todo el presupuesto, lo mejor es ahorrar ese dinero extra para cualquier imprevisto.

finanzas.personales@eleconomista.mx