Durante este mes de diciembre, muchas personas asalariadas reciben su aguinaldo: un dinero extra que debe ser bien aprovechado.

Desafortunadamente, para ese entonces muchas personas ya se lo habrán gastado, quizá durante El Buen Fin o en la compra de regalos navideños. Pero otras seguramente lo esperarán con ansias para financiar algún proyecto.

Con el fin de sacar el mejor provecho posible de esta prestación, a continuación ofrezco algunos consejos sobre su posible uso:

Pagar deudas

Cuando hacemos pagos por anticipado, reducimos de manera sustancial los intereses, lo cual se traduce en un ahorro importante. Además, si logramos pagar completamente alguna de nuestras deudas, podremos destinar el dinero que antes ocupábamos para la mensualidad de aquella, en otras cosas. Eso resta presión a nuestro flujo de efectivo.

Iniciar o completar nuestro fondo para emergencias

Pocas personas tienen un fondo para emergencias suficiente, lo cual es lamentable, ya que éste es una herramienta indispensable para nuestra tranquilidad. Es dinero que podemos disponer en caso de un día lluvioso, como coloquialmente se le llama.

Un fondo para emergencias nos da estabilidad cuando ocurre algún evento inesperado, por ejemplo: una enfermedad o un accidente. Y es que aunque tengamos un segurode gastos médicos, siempre hay gastos adicionales no cubiertos por la aseguradora. Por otro lado, ante la situación económica que se vive en estos momentos, un buen fondo para emergencias nos permite afrontar, de una forma mucho más tranquila, una potencial pérdida de empleo.

Invertir en un plan de retiro y obtener beneficios fiscales

Desde mi punto de vista, ésta es una de las mejores formas de aprovechar nuestro aguinaldo. Un plan personal de retiro es un ahorro a largo plazo que además es deducible de impuestos hasta 10% de nuestro ingreso anual (con tope en cinco salarios mínimos elevados al año).

Esto significa que si tributamos a la tasa máxima, que es 30%, en nuestra declaración anual podremos obtener una devolución de impuestos de 30 pesos por cada 100 que ahorramos en este plan. Si uno ve esto como un rendimiento (es decir, uno reinvierte el beneficio fiscal), estamos hablando de que es una gran inversión.

Cumplir una meta

Trabajamos para cumplir metas y sueños. Por lo tanto, una de las mayores satisfacciones que podemos tener es ver nuestras metas realizadas.

Cuando una persona planea aprovechar el aguinaldo para realizar reparaciones en su hogar o completar el monto requerido para hacer una compra mayor, es importante hacerlo.

También es posible utilizar el aguinaldo para acercarnos a una meta importante futura: por ejemplo, para juntar el enganche de una casa. En estos casos, es importante invertirlo en instrumentos que estén de acuerdo con esa meta.

Si la misma está planeada en un tiempo menor a tres o cinco años, hay que buscar instrumentos que sean adecuados para dicho horizonte. Y, sobre todo, que puedan por lo menos conservar o incrementar el poder adquisitivo de nuestro capital.

Te invito a visitar mi página: www.planeatusfinanzas.com y a escribirme por Twitter: @planea_finanzas