Cuando una persona contrata un seguro, lo que en realidad está buscando es certeza; de que su familia no quede desamparada ante su ausencia, de que podrá sostenerse económicamente aun en situaciones de invalidez o desempleo, etcétera.

Esa certeza está representada por la suma asegurada que contratamos, sobre todo en un seguro de vida. Sin embargo, ¿cómo estar seguros de que una indemnización que ahora nos parece razonable también lo será en el futuro? Una alternativa son las Unidades de inversión (Udis).

Las Udis son unidades pensadas para dar certeza sobre el precio de algunos rubros —como los seguros— ante efectos inflacionarios, ya que las crecen a la par de la inflación.

Al respecto, Gabriela Aguado, directora del Instituto de Finanzas Personales, refirió que las Udis protegen el valor del dinero, para que 100 pesos sigan valiendo lo mismo a través de varios años, por ejemplo, por lo que un seguro denominado en Udis ayudaría a una persona a que su suma asegurada aumente conforme a la inflación.

De esta manera, si contrató un seguro por 1 millón de pesos y lo cobra en dos años, y se presenta una inflación de 6%, podrá cobrar una suma asegurada 6% mayor, ya que cada Udi, recordemos, sube o baja a la par de la inflación.

“La inflación provoca cierta dificultad para planear a largo plazo, además de que erosiona el ingreso de la población y retarda el crecimiento económico”, agregó.

Las inversiones y sumas aseguradas se deben de proteger de la inflación, enfatizó Jorge Blasco, director comercial y de Oferta Vida Individual de AXA México, y para ello hay dos denominaciones frecuentes: las Udis y los dólares.

“Tanto dólares como la Udi tienen puntos a favor; sin embargo, una desventaja del dólar es su volatilidad. En cambio, la Udi incrementa paulatinamente acorde a los ingresos de las familias mexicanas”, agregó.

Los seguros contratados en dólares son convenientes cuando el cliente entiende que sus primas variarán según el tipo de cambio peso-dólar, por lo que en épocas de paridad cambiaria adversa, el costo de una prima puede encarecer hasta en 50% si la moneda estadounidense así lo hace, por ejemplo.

Por ello, el tipo de cambio ha orillado a algunos mexicanos a contratar sumas aseguradas menores para poder pagar sus primas. “Estos seguros son más que nada para clientes que están dolarizados”, agregó Blasco.

Como ejemplo, el especialista compartió el supuesto de una suma asegurada por 500,000 pesos en enero de 1996; si el seguro hubiera sido en dólares, la suma asegurada a enero del 2017 sería de 1.4 millones de pesos, mientras que si hubiera estado denominada en Udis, sería de 2.1 millones de pesos, es decir, un monto 42% mayor.

Cabe mencionar que, según datos del Banco de México, en este periodo las Udis han tenido un crecimiento de 312%, mientras que los dólares han presentado un alza de 191 por ciento.

Además, el ritmo al que han crecido también es un factor importante. Mientras que el dólar ha tenido más altibajos a lo largo de estos años, las Udis muestran un crecimiento más estable, lo que es de gran relevancia al cobrar la póliza, dado que un par de malos meses para el peso, por ejemplo, podría hacer una importante diferencia en el monto a recibir.

Recordó que de los más de 120 millones de personas que habitan en nuestro país, sólo 7% de la población contempla la contratación de un seguro de vida.

¿QUÉ CONSIDERACIONES DEBERÍA TOMAR?

Uno de los puntos que se debe tener en claro es que las primas de una póliza que está denominada en Udis subirán en una proporción similar a la inflación. Por ello, la suposición es que el salario de una persona aumentará en la misma proporción que la inflación; sin embargo, esto no es así en todos los casos.

Una sugerencia de Jaime Blasco para estas situaciones es que, ante eventos inflacionarios en los que los salarios de una persona no suban en la misma proporción, el cliente puede bajar el monto de su suma asegurada.

juan.tolentino@eleconomista.mx