Para algunas personas, el mundo de las inversiones -con esos indicadores que incluyen: tasas, rendimientos, plazos, etcétera- resulta extraño, lejano y difícil. Definitivamente no es fácil, pero se trata de algo que debería resultar obligatorio para todos los seres humanos.

En la actualidad, con todos los cambios económicos, políticos y sociales resulta esencial saber cómo invertir nuestro dinero. Si recordamos hace algún tiempo, visualicemos la época de nuestros abuelos, existía la confianza en la seguridad pública, en tener una pensión por parte del Estado para retirarnos y vivir bien. Este modelo tuvo su momento de auge y expansión, sin embargo, a la fecha no hay país que no tenga graves problemas con su sistema de seguridad social. Tenemos también el modelo de inversión privada: podemos decir que tiene ciertas ventajas pero después de la debacle de la burbuja de Internet, los problemas generados por la crisis inmobiliaria y las demás crisis como la griega, española, portuguesa ya no.

Estos sistemas invierten la mayor parte de su capital en papeles de empresas y gobiernos, el modelo es fuertemente cuestionado porque no se visualiza cómo generaran estas empresas los suficientes ingresos y rendimientos para pagar pensiones, además de cubrir sus gastos obviamente obteniendo algún excedente de dinero como ganancia.

Devaluación, riesgo latente

Debemos tomar en cuenta la devaluación de la moneda, éste es un escenario que en México no debemos dejar en el olvido, es cierto que en los últimos años no hemos sufrido esas devaluaciones exorbitantes de antaño, pero es un riesgo que sin duda está latente, por lo que debemos tomar en cuenta que en unos 20 o 25 años, cuando recibamos una pensión mensual (pública o privada), seguramente no seremos capaces de comprar lo mismo que hoy podemos obtener, es decir, habremos perdido una buena parte de nuestro poder adquisitivo porque la inflación no crece al mismo ritmo que los incrementos a los salarios, ¿qué podemos hacer ante este panorama? ¿Cómo podemos asegurarnos de tener una vejez libre de preocupaciones financieras? ¿De qué forma queremos pasar nuestros últimos años después de haber trabajado toda una vida?

Resulta relevante e importante que hoy pensemos en invertir nuestro dinero en algún fondo de inversión, ya que algunos piensan que hacerlo se refiere a comprar autos, hacer largos viajes, tener joyas; eso es una mala interpretación, es gastar, más bien debemos empezar a pensar en invertir para nuestro futuro.

Actualmente existen muchas posibilidades y muchos fondos de inversión, que tienen una gran variedad y diversidad. Esto nos brinda la posibilidad de invertir en el largo plazo buscando generar un rendimiento mayor, por lo que con una buena asesoría de parte de los especialistas y entendiendo cuál es nuestro perfil de riesgo y ajustándonos a un plan de inversión personal bien definido - el cual debemos ejecutar magistralmente- podemos dejar de lado la preocupación y la respuesta a la pregunta: ¿cómo quiero vivir en el futuro?

La solución está en nosotros mismos, no existe una fórmula mágica ni una respuesta genérica, debemos empezar desde hoy a hacer cambios personales que nos permitan tener una mejor vida en el futuro.

*El autor es VP Servicing & Productos/Asset Management y Fiduciario Bancomer.