A menudo el temor de un mal nos lleva a caer en otro peor

Nicolás Boileau

AYER: FRANCIA Y MOODY’S. Ya en participaciones anteriores hacía yo referencia al potencial impacto en volatilidad que podrían generar en los próximos meses temas distintos al factor Trump (1.- estructura interna; 2.- política interna, y 3.- elecciones en Europa). De manera particular señalaba como Marine Le Pen, candidata francesa del partido liberal, inició su campaña a la Presidencia hace unas semanas (elecciones el 23 de abril), exponiendo, entre otros temas, su intención para que el país galo (segundo más importante de Europa) deje también la zona euro además de una fuerte negativa a recibir inmigrantes. Le comentaba también la advertencia por una próxima nueva baja en la calificación crediticia de México por parte de Moody’s como consecuencia de una mayor deuda y una perspectiva de menor crecimiento económico (estimación PIB 2017: Nov’16 2.3% / Dic’16 1.8% / actual 1.5 por ciento).

SIGUE CHINA: En esa misma línea, de otros eventos globales, estrategas internacionales consideran que si Trump impone aranceles a China de 10.0%, las exportaciones del país asiático a EU podrían caer hasta 25.0 por ciento. En ese escenario el crecimiento económico anual de China disminuiría hasta 1 punto porcentual (en el 2016, 6.7%, y, el 2017, 6.5% / en el 2010, creció 10.6 por ciento). En caso de que tomara represalias (muy probable), el comercio con EU también sufriría y su crecimiento económico podría caer hasta un cuarto de punto porcentual. Para evitar esa guerra comercial, China podría tomar medidas como promoción del turismo de salida o la apertura de las industrias de servicios como las empresas y las finanzas a EU .

CONTEXTO Y CONSECUENCIAS: China, el mayor acreedor y socio comercial de EU, ha sido criticada por Trump por manipular su moneda. A corto plazo, es probable que su administración actúe sobre la política monetaria de China e imponga aranceles específicos a los productos que enfrentan una fuerte competencia de las importaciones chinas, como acero, grandes electrodomésticos, maquinaria o autopartes. El déficit comercial de EU con el país asiático se redujo a 347,000 millones de dólares en el 2016, 5.5% menos que en el 2015 (con México el déficit es cercano a 60,000 millones), según datos del Departamento de Comercio. Además de los daños causados a EU y China, una guerra comercial afectaría muy probablemente a las economías abiertas más pequeñas de Asia, como Corea del Sur y Taiwán, que están estrechamente vinculadas con las cadenas mundiales de suministro.

La posición proteccionista de Trump amenaza con descarrilar el crecimiento de las economías dependientes de las exportaciones de todo el mundo debido a las amenazas de nuevos y/o mayores impuestos comerciales a países como China, México y otras naciones a las que culpa por la pérdida de empleos manufactureros en EU. En lugar de los aranceles, consideran algunos expertos, China podría reasignar reservas de los bonos del Tesoro de EU, fijar el yuan más débil frente al dólar o facilitar los acuerdos comerciales regionales.

EL VERDADERO PROBLEMA COMERCIAL DE EU: El déficit de 63,000 millones de dólares de México con EU equivale a una brecha de 12 puntos porcentuales (pp), entre importaciones y exportaciones. Las importaciones de Estados Unidos a nuestro país son 56% del comercio total y las exportaciones de nuestro territorio, 44%, el tamaño de una brecha determina si el acuerdo comercial es un fracaso. En la gráfica anexa se observa dicha diferencia en pp en el comercio internacional de EU. La misma gráfica demuestra que México no es el mayor problema de EU. El país vecino tiene déficits con la mayoría de sus más de 75 socios comerciales. El déficit comercial de esta nación ascendió a 743,000 millones de dólares en el 2016, una disparidad de 20 puntos porcentuales entre las importaciones y las exportaciones.

Es Director General Adjunto de Análisis y Estrategia Bursátil del Grupo Financiero BX+

Puedes escribir tus comentarios y dudas al correo

cponce@vepormas.com.mx