Para progresar no basta actuar, hay que saber en qué sentido actuar .

Gustavo Le Bon.

Apenas hace unos días comentaba en este mismo espacio las cinco razones por las que tradicionalmente nosotros, los analistas, revisamos las estimaciones en los resultados (utilidades) de empresas en bolsas y en ocasiones (como consecuencia), también de los precios objetivos estimados. Dos de estas razones son: 1) el comunicado de utilidades de las empresas; y 2) una guía inesperada de empresa sobre cifras o actividades específicas. Ambas situaciones suceden típicamente durante el periodo de reportes financieros trimestrales. Hace algunas semanas, las empresas en la Bolsa Mexicana de Valores terminaron de reportar cifras financieras al IV Trim. 11, lo que dio pauta a dichas revisiones.

En esta participación, compartimos los precios objetivos del consenso del mercado para el grupo de empresas que conforman el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) los cuales incorporan ya las revisiones pertinentes después del análisis de los resultados. Vale la pena recordar que el pronóstico para el IPC por la metodología de precios objetivos que se tenía hasta antes de las cifras del último trimestre del 2011 era de 42,517 puntos. Este pronóstico con una metodología de precios objetivos mejoró y es ahora de 43,173 puntos.

La tabla adjunta ordena las emisoras alfabéticamente e incluye además de peso de cada una en el IPC, los precios actuales, objetivos y rendimientos esperados, los cambios (alza y baja) observados por el consenso de analistas desde el inicio de este año. Pese a estos cambios observados, el pronóstico nuestro con una metodología de valuaciones esperadas (FV/EBITDA) y crecimientos operativos (EBITDA) esperados se mantiene en los 41,800 puntos indicados desde el inicio de el año.

Recordamos también que los precios objetivos, sin ser una garantía, expresan el resultado del análisis fundamental de un especialista de la empresa y sector en que se desarrolla y son la base en el proceso de selección y distribución para la conformación de un portafolio de un inversionista institucional. El parámetro a vencer (benchmark) para este proceso es el propio rendimiento esperado para el Índice de Precios y Cotizaciones.

Da clic para ver la infografía

*El autor es Director de Análisis y Estrategia Bursátil del Grupo Financiero BX+.