Las personas que tienen entre 18 y 40 años de edad se preocupan muy poco por cómo y con qué vivirán una vez que cumplan 65 años, pues la mayoría espera que durante su vejez sus hijos o algún familiar se hagan cargo de ellos económicamente, revela la encuesta Ahorro y Futuro: ¿Cómo Viven los Jóvenes el Retiro?

De las 3,030 entrevistas que se realizaron entre el 27 de julio y el 7 de agosto del 2018, 56% respondió que al llegar a la edad de retiro, espera que alguien los mantenga económicamente, 40% respondió que no necesitará de alguien y 4% no dijo nada.

Aunado a esta pregunta, se les cuestionó cómo o quién creen que se hará cargo de mantenerlos económicamente y 53% respondió que  sus hijos; 15% dijo que se mantendrá con sus ahorros;  12%, dijo que sus familiares; 3% comentó que el gobierno; 14%, que vivirá de su pensión, y 3% restante no contestó.

“Es decir, seis de cada 10 hombres y siete de cada 10 mujeres entre 18 y 40 años de edad piensan que sus hijos o familiares los mantendrán en la vejez (...) El retiro se percibe como un tema familiar y social, y no como una cuestión individual o de ahorro personal”, expuso Jorge Buendía, representante de Buendía & Laredo, firma que realizó la encuesta junto con la  Amafore.

Detalló que, actualmente, 18% de la población de entre 18 y 40 años vive con algún adulto mayor, y 57% tiene una relación cercana con una persona de 65 años o más.

Al preguntarles si creen que en el futuro estarán obligados a hacerse cargo de un adulto mayor, 75% respondió que sí, 23% dijo que no y 2% no respondió.

La muestra destaca que, en el rango de edades de 31 a 40 años de edad, 77% considera que sí se hará cargo de una persona mayor de 65 años, mientras que en el rango de 18 a 23 años, 73% también considera que en el futuro se hará cargo de una persona adulta mayor.

Asimismo, se les preguntó si, de tener la posibilidad económica, enviarían a la persona adulta mayor a un asilo, a lo que 84% respondió que no, 15% respondió que sí y 1% no contestó.

Jóvenes, poco preparados para la vejez

Abraham Vela, presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), mencionó que la idea de esta encuesta es que los jóvenes traten de visualizarse en el futuro y de sensibilizar la importancia del ahorro para el retiro.

Lo anterior, en referencia a que 30% de los encuestados respondió que no se siente nada preparado para enfrentar la vejez; mientras que 36% dijo estar poco preparado; 25% respondió algo preparado; solamente 8% mencionó estar muy preparado, y 1% no comentó nada.

También se les preguntó si tienen el hábito de ahorrar, a lo que 67% respondió que sí y 33% dijo que no. La principal razón por la que ahorran es para imprevistos, (39%); mientras que 18% lo hace para su retiro laboral; 12% para la educación de sus hijos; 9% para un terreno, y el resto fue por diversas razones como pagar deudas.

Desconocen el manejo de las afores

Con respecto a si han escuchado hablar de las afores, 79% comentó que sí y 21% dijo que no. Sobre el manejo de las afores, 40% cree que son controladas por el gobierno; 40% por instituciones privadas; 6% contestó que por ambos, y 14% no dijo nada.

En la encuesta se destaca el hecho de que las mujeres jóvenes tienen una mayor percepción de estar poco o nada preparadas para la vejez, respecto de los hombres.

De las mujeres que tienen entre 24 y 30 años de edad, 36% respondió que no estar nada preparadas para la vejez, mientras que en los hombres fue 27 por ciento. En el rango de 31 a 40 años de edad, 6% de las mujeres dijo que están muy preparadas para el retiro, mientras que en hombres fue 10 por ciento.

Manuel Molano, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad, concluyó que será un gran reto de la actual administración generar políticas que mejoren la situación laboral en el país; así como el sistema de pensiones.

“Nuestros padres o abuelos tenían un sistema de pensiones más generoso, en el sentido de que había una demografía en la que había más jóvenes que adultos mayores, pero en la actualidad la estructura de la población cambió, y en unos años habrá más gente adulta mayor que jóvenes, por lo que debemos prepararnos para ese momento”, explicó.