La industria de la construcción en las entidades del país, un sector pilar en la economía mexicana, continuó en febrero pasado con caídas anuales de doble dígito, situación que derivó principalmente de los efectos negativos del Covid-19 y del recorte de inversión pública por parte de la Federación.

Durante el segundo mes del 2021, 18 estados registraron disminuciones anuales en sus niveles de producción, mientras a nivel nacional, la contracción de -15.8% a tasa anual real significó hilar 32 meses en terrenos negativos (desde julio del 2018), y en este periodo, ya van 15 meses con desplomes de doble dígito, de acuerdo con datos originales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Sin embargo, desde un ángulo positivo, algunas entidades del sur-sureste mostraron una mejora en este sector.

De los 18 estados con caídas en su valor de la construcción, las más pronunciadas se dieron en Tlaxcala (-75.7% anual real), Colima (-69.6%), Quintana Roo (-65.4%), Hidalgo (-54.5%), San Luis Potosí (-54.0%), Morelos (-53.3%), Veracruz (-52.6%), Chihuahua (-52.1%) y Puebla (-51.1 por ciento).

Las otras bajas fueron en Tamaulipas (-49.1%), Yucatán (-41.3%), Campeche (-37.1%), Baja California Sur (-32.6%), Aguascalientes (-29.8%), Jalisco (-23.2%), Sonora (-16.3%), Nuevo León (-12.3%) y Zacatecas (-6.9 por ciento).

En tanto, de las 14 entidades que obtuvieron crecimientos en su industria de la construcción, los tres primeros lugares pertenecen a la región sur-sureste: Tabasco (+178.5%), Oaxaca (+156.7%) y Chiapas (+84.9 por ciento).

Les siguieron Nayarit (+44.5%), Guerrero (+43.2%), Durango (+27.7%), Querétaro (+22.4%), Coahuila (+18.9%), Guanajuato (+18.6%), Michoacán (+17.2%), Sinaloa (+13.0%), Baja California (+6.3%), Ciudad de México (+0.7%) y Estado de México (0.6 por ciento). Es importante mencionar que la apuesta del gobierno de la capital del país para la reactivación económica se centra en el sector de la construcción.

Por sector contratante, el público, que representó 40.9% del valor total, descendió -8.8% anual real durante febrero del presente año a nivel nacional (31 meses consecutivos con variaciones negativas). Además del impactó que ocasionó la pandemia por el paro de esta actividad en abril y mayo del 2020 y la baja capacidad que mantiene, el recorte a la inversión pública federal (desde el 2019, la inversión física promedia una caída anual de -1.1% en términos reales).

Por entidad, 20 mostraron desplomes, destacando Tamaulipas (-91.1%), Tlaxcala (-80.4%), Colima (-79.0%), Puebla (-75.4%), Hidalgo (-74.8%), Morelos (-74.5%) y Aguascalientes (-69.5 por ciento).

En cambio, 12 gobiernos subnacionales apuestan por la obra pública en su plan de reactivación económica: Oaxaca (+341.5%), Guerrero (+201.1%), Tabasco (+192.6%), Baja California Sur (138.9%), Guanajuato (+100.1%), Chiapas (89.4%), Nayarit (+64.7%), Querétaro (+58.5%), Sinaloa (+54.6%), Durango (+44.0%), Baja California (+28.2%) y San Luis Potosí (+20.6 por ciento).

En el sector contratante privado, el decrecimiento en México fue de -20.0%, llegando a 15 meses seguidos con contracciones; esto demuestra que aún hay desconfianza de invertir del lado de la Iniciativa Privada.

Así, 21 estados exhibieron caídas en su obra privada, resaltando San Luis Potosí (-70.3%), Veracruz (-70.2%), Quintana Roo (-65.8%), Chihuahua (-55.8%), Baja California Sur (-51.1%), Campeche (-50.3%), Yucatán (-50.3%) y Morelos (-49.0 por ciento).

Los ascensos en febrero fueron en Michoacán (+118.5%), Tabasco (+97.6%), Chiapas (+79.9%), Nayarit (+40.5%), Ciudad de México (+32.2%), Coahuila (+31.3%), Estado de México (+29.2%), Durango (+16.3%), Querétaro (+14.3%), Zacatecas (+13.1%) y Baja California (+1.4 por ciento).

estados@eleconomista.mx