Querétaro, Qro. Las condiciones de sequía que persisten afectan en mayor medida a las zonas serrana y del semidesierto, generando un antecedente histórico ante la baja precipitación pluvial que ha captado Querétaro.

El registro es que en el estado llueve alrededor de 100 días al año, sin embargo, durante los últimos dos años el promedio anual es de sólo 60 días; a la baja precipitación se suma que las lluvias han sido atípicas y retrasadas, explicó el presidente de la Unión Ganadera Regional de Querétaro (UGRQ), Alejandro Ugalde Tinoco.

La baja precipitación ha dificultado que se lleven a cabo, y de manera eficiente, los procesos de siembra, así como de captación de agua.

Pese a estas condiciones, hasta el momento no se tienen reportes de muerte de animales a causa de la sequía.

“Sí, las condiciones eran muy raquíticas, principalmente en las zonas serrana y del semidesierto, no hemos tenido bajas, tengo conocimiento de eso porque tenemos un seguro catastrófico junto con gobierno del estado, hacemos un censo y ellos lo pueden indemnizar, nos pueden indemnizar incluso antes de que se mueran los animales”, declaró.

Para evitar afectaciones mayores, como ha ocurrido en años atrás, los productores se apegan a diversas estrategias como cambiar cultivos hacia productos que pueden soportar el estrés hídrico; uso de semilla mejorada para forraje, con el objetivo de ocupar menos agua y generar el mismo o mayor nivel de producción.

Estamos trabajando con dos empresas que surten semilla mejorada para la zona serrana, utilizan menos agua y producimos lo mismo o más de forraje para el ganado”, mencionó el presidente de la UGRQ.

Tras concluir la veda electoral, se gestionarán recursos ante el gobierno estatal para llevar pipas con agua hacia las zonas que más requieren el líquido.

Las zonas serranas y del semidesierto presentan los riesgos más grandes para los productores; entre ambas zonas suman un inventario de entre 20,000 y 25,000 productores. Solamente en la Sierra Gorda se cuenta con 14,000 cabezas de ganado.

Niveles de sequía en Querétaro

Al 31 de mayo, 55.1% del territorio del estado se encuentra en condiciones de sequía severa, 41% moderada y 3.9% extrema, reporta el Monitor de Sequía de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Entre los 18 municipios del estado, Amealco de Bonfil continúa en sequía extrema al 31 de mayo; San Juan del Río, que estuvo en extrema hasta el 30 de abril, reporta un mes en condiciones de sequía severa.

La sequía extrema registra pérdidas mayores en cultivos y pastos, el riesgo de incendios forestales es extremo y se generalizan las restricciones en el uso del agua debido a su escasez.

En severa se encuentran 15 municipios de la entidad: Pinal de Amoles, Cadereyta de Montes, Colón, Corregidora, Huimilpan, Jalpan de Serra, Landa de Matamoros, El Marqués, Pedro Escobedo, Peñamiller, Querétaro, San Joaquín, San Juan del Río, Tequisquiapan y Tolimán. Arroyo Seco y Ezequiel Montes presentan sequía moderada.

La sequía severa representa probables pérdidas en cultivos o pastos, alto riesgo de incendio, es común la escasez de agua y se deben imponer restricciones en el uso del líquido.

Mientras que la moderada presenta algunos daños en los cultivos y pastos; existe un alto riesgo de incendios, bajos niveles en ríos, arroyos, embalses, abrevaderos y pozos, se sugiere restricción voluntaria en el uso del agua.

Productores queretanos solicitan crear banca de desarrollo estatal

Dar un giro a la política pública local agropecuaria, centrándose en elevar la productividad del sector y en generar esquemas de financiamiento son parte de las demandas de las asociaciones que conforman el Frente por Querétaro, en miras al cambio de la administración del gobierno estatal.

La conformación de un sistema de financiamiento local es una de las peticiones de representantes del sector, tras la reducción en el presupuesto federal para el estado y la eliminación del fideicomiso que regía a la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (FND), expuso el presidente estatal de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos, Jesús Ramírez.

Por tanto, pugnó porque en el estado se cree una banca de desarrollo local que oferte productos crediticios con tasas de interés de un dígito.

La Federación de un plumazo borró los fideicomisos, el fideicomiso de la Financiera Rural que nos permitía tener acceso a un crédito de 8 o 9%, de un dígito, ahora lo tenemos de 18 por ciento”, declaró. 

A partir del 2018 se ha reducido el presupuesto que la Federación destinaba al campo queretano; antes de ese año se presupuestaba una bolsa anual de 430 millones de pesos hacia el estado, recurso que para este año es de cerca de 100 millones.

Ante este panorama y el cambio de administración estatal, para el periodo 2021-2027, es necesario que se priorice dar un cambio a la política pública para las actividades primarias.

“Bajo este escenario debe haber un cambio de política pública en el sector primario, ya no contamos con 330 millones de pesos en el estado que eran para la productividad. En el Ejecutivo estatal el tema administrativo quedó adecuado a esos recursos que generaba la Federación”, planteó el empresario.

Diversificar los canales de comercialización de pequeños y grandes productores es otro de los grandes retos que enfrenta el sector agropecuario y en lo cual se concentran las demandas que realizan al próximo gobierno estatal.

Con estas premisas, los integrantes del frente desarrollan una propuesta de agenda pública que plantearán al gobernador electo, Mauricio Kuri González.

estados@eleconomista.mx