El nivel bajo de deuda directa de largo plazo y la sostenibilidad elevada fueron los principales factores para que Fitch Ratings ratificara la calificación de “BBB+(mex)” del municipio de Zacatecas, Zacatecas, cuya perspectiva crediticia se mantuvo Positiva.

La perspectiva se explica por la mejora en su flexibilidad financiera en el 2017 y la expectativa de que continúe favorable en los ejercicios fiscales siguientes; asimismo, se basa en la mejora en la liquidez acompañada de un pasivo circulante bajo.

“Los factores que apoyan la calificación del municipio son el nivel bajo de deuda directa de largo plazo y su sostenibilidad elevada. Además, se fundamenta en las contingencias bajas relacionadas con pensiones y jubilaciones. También considera la importancia económica del municipio al ser la capital del estado de Zacatecas”, explica la agencia a través de un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Mientras los factores que limitan la calificación de la demarcación, expone, son la proporción limitada de ingresos propios a totales respecto a la mediana del Grupo de Municipios Calificados por Fitch (GMF); los niveles bajos de inversión pública con recursos municipales, y su economía relativamente concentrada en el sector servicios y gubernamental.

La calificadora prevé que el nivel de endeudamiento directo de Zacatecas se mantendrá bajo durante el 2018.

Al 31 de diciembre del 2017, la deuda directa de largo plazo totalizó 122.1 millones de pesos, que representó 0.25 veces los ingresos fiscales ordinarios y está conformada por dos créditos con el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos; el municipio no cuenta con créditos de corto plazo ni con líneas de cadenas productivas.

El pasivo circulante continuó su tendencia a la baja, que causó una mejora significativa en la liquidez en el 2017, ya que en dicho año ascendió a 57 millones de pesos, frente a 93.4 millones en el 2016, debido principalmente al pago del adeudo histórico con el Instituto Mexicano del Seguro Social y a la disminución de los adeudos con proveedores y contratistas.

“Dadas las presiones por liquidez, el municipio se vio en la necesidad de solicitar adelanto de participaciones federales los cuatro años anteriores. En el 2017 dicho adelanto no fue requerido. La caja ascendió a 115.3 millones de pesos, lo que equivale a 2.0 veces el pasivo circulante. Zacatecas tiene demandas laborales por 15 millones de pesos, en el 2016, de 25 millones”, aclara Fitch.

 

estrategias

La agencia vaticina que la flexibilidad financiera de Zacatecas se mantendrá adecuada en el 2018, como consecuencia de las estrategias de recaudación de la administración, el dinamismo favorable de los ingresos fiscales ordinarios y  la contención en el gasto operacional (gasto corriente más transferencias no etiquetadas).

estados@eleconomista.mx