Puebla, Pue. La adquisición de terrenos por parte de empresas vivienderas en San José Chiapa, donde se instalará la planta de Audi, y la zona aledaña está en stand by por el incremento acelerado que registraron sus costos en los últimos cuatro meses.

El precio por metro cuadrado se encareció de 8 a 750 pesos en promedio; es decir, un aumento superior a 9,000%, cuando en la zona metropolitana de Puebla oscila en máximo 200 pesos.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi) local, Raúl Pérez Méndez, comenta que la especulación de predios en la región no sólo retrasa los planes de inversión, sino que deja a su sector fuera de toda posibilidad de adquirir terrenos.

Las vivienderas buscan tierras en los municipios vecinos de Rafael Lara Grajales, Nopalucan, Soltepec y Tepatlaxco, que están cercanos a la zona industrial automotriz que se construye; sin embargo, los ejidatarios han aprovechado la situación para incrementar el costo de septiembre pasado a la fecha.

Los propietarios se salieron del valor real del terreno, ya que ni en la angelópolis ni en su zona conurbada cuesta tanto el metro cuadrado, lo cual nos preocupa no sólo como sector, sino como Iniciativa Privada , enfatiza.

Las primeras acciones de vivienda tendrían que estar para mediados del 2014; no obstante, bajo el actual panorama es difícil asegurar que los planes se cumplirán, alerta.

La Canadevi proyecta construir 3,000 inmuebles de tipo social, económico y medio para igual número de trabajadores que serán contratados -en una primera etapa- por Audi, que ensamblará en su planta de Puebla la camioneta SUV Q5, por lo cual requerirían entre 35 y 40 hectáreas para el desarrollo de estos conjuntos habitacionales.

Entrevistado por El Economista, exhorta al gobierno estatal a acelerar la conclusión de los planes de ordenamiento territorial para definir los usos de suelo para el desarrollo de vivienda e infraestructura y, con ello, evitar un desorden en la zona que involucra a San José Chiapa y las poblaciones vecinas.

El dirigente, quien encabeza a 55 empresas, confía en que se ajustarán los precios de terrenos una vez que los propios ejidatarios vean que no pueden comercializar a tan alto costo el metro cuadrado, aunado a que se tengan los planes de ordenamiento territorial.

RENTAS SE ENCARECERÁN

La presidenta de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios local, Blanca Malibrán Lacorte, prevé que las rentas de casas en las poblaciones cercanas a la zona industrial se incrementarán hasta 100%, cuando comiencen los trabajos fuertes de construcción de la armadora.

Detalla que el alquiler de una vivienda sencilla con dos cuartos debe oscilar en 1,500 pesos mensuales; sin embargo, se podría elevar hasta 3,000 pesos.

Destaca que mientras no se tengan construidos fraccionamientos de casas en esta zona, los propietarios de inmuebles existentes aprovecharán la situación para ofrecerlos a rentas altas.

miguel.hernandez@eleconomista.mx