Querétaro, Qro. La activación de la industria restaurantera pasa por uno de los escenarios más complejos, debido a que en los últimos meses se ha debilitado su capacidad de recuperación económica.

Mientras en los primeros meses de reanudar labores, a partir de junio del 2020, alcanzaron un nivel de recuperación económica de 45% en comparación con los indicadores previos a la pandemia, la caída en ventas ha generado que actualmente estén en un promedio por debajo de 20%, de acuerdo con la delegación Querétaro de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac).

El nivel actual de ventas es insuficiente para cubrir los gastos operativos de los establecimientos, expuso el presidente de la Canirac Querétaro, Octavio Mata Rivera.

Contrario a las expectativas del sector, diciembre -que solía ser un mes de recuperación y repunte en ventas- fue un periodo de baja actividad e incluso cancelaron reservaciones.

“No hemos alcanzado ni 20% (de las ventas previas a la pandemia), a diferencia de como habíamos arrancado después del 17 de junio que llevábamos un buen crecimiento, llegamos a alcanzar un promedio de ventas de hasta 45%”, pronunció.

Desde el 21 de diciembre, cuando el estado transitó al Escenario C, restaurantes y cafeterías operan con un horario de cierre de las 20:00 horas, de lunes a sábado; el sábado sin venta de alcohol y el domingo únicamente con servicio para envío a domicilio.

Las restricciones para recibir a comensales en domingo significan una caída de 30% en las ventas semanales, debido a que el último día de la semana es el de mayor afluencia para la industria restaurantera local.

“Estamos cerrando a las 08:00 de la noche, estamos perdiendo la venta de la cena, estamos cerrando para venta en el comedor el domingo y eso nos disminuye 30% de la venta total de toda la semana”, apuntó Mata Rivera.

En pausa

En este contexto, la cámara presentó el jueves pasado una propuesta al gobierno estatal, en la que solicitaba que se amplíe el horario de cierre a las 22:00 horas, vender alcohol en mesa los sábados (ya que actualmente sólo se permite de lunes a viernes); abrir los domingos, con recepción de clientes, únicamente con servicio de comida y no de bebidas alcohólicas. 

Sin embargo, la propuesta fue rechazada por el Comité Técnico de Salud del estado, debido al aumento en contagios por Covid-19 que experimenta el estado, planteando que sea hasta que la entidad regrese al Escenario B cuando cobre viabilidad la propuesta de la cámara.

El lapso de aplicación del Escenario C se ha extendido en dos ocasiones, debido a las condiciones epidemiológicas que vive la entidad. El primer periodo se estableció del 21 de diciembre al 10 de enero, posteriormente se amplió el 18 de enero y actualmente está vigente al menos hasta el 1 de febrero.

La Canirac agremia a cerca de 600 restaurantes, ubicados principalmente en la zona metropolitana de la entidad. A nivel estatal, se contabiliza a cerca de 9,400 establecimientos relacionados con la venta de alimentos y bebidas que en conjunto emplean a 60,000 personas de manera directa.

estados@eleconomista.mx