Puebla, Pue. El valor comercial de propiedades para venta o renta en algunas zonas de la ciudad Puebla se ha depreciado hasta 20% debido a la constante de delitos como robos a casa-habitación, a transeúntes y autopartes, admitió el secretario general de la Federación de Colegios Valuadores, Javier Furlong Salgado.

Mencionó que la adquisición por alguna casa o departamento en partes del centro y sur cayó entre inicio del 2017 y mayo del año en curso, hecho que preocupa a los inmobiliarios que tienen una amplia oferta de propiedades, pero que el mercado se ha vuelto complicado porque a las familias sólo interesa comprar en fraccionamientos.

Si bien el municipio ha venido mejorando los servicios públicos en esas zonas, admitió que eran de las quejas recurrentes por poca agua, calles con baches y mal alumbrado, “la realidad es que eso tampoco convence a las personas de comprar una casa en calles transitadas, ya que se dejan llevar por los comentarios o información de robos para buscar espacios cerrados en otras partes de la ciudad”.

Dijo que esos inmuebles en lugar de ser ocupados para habitar, algunos despachos los están rentando, pero a la par “contratan seguridad privada para evitar ser víctimas del vandalismo y delincuencia”.

El secretario indicó que las empresas de bienes raíces han admitido que no pueden vender una casa que tiene un valor de 2 millones de pesos y que se encuentra en el barrio de El Alto, ubicado a seis cuadras del Zócalo, cuando es foco rojo de robos, por lo que deben ceder a una negociación que implica bajar 20 por ciento.

Furlong Salgado expuso que si las autoridades municipales y candidatos a la alcaldía de Puebla están planteando el repoblamiento del Centro Histórico, entonces debe existir un mayor compromiso en seguridad pública.

Incidencia

Sobre el sur de Puebla, añadió, los robos a casas habitación se dan con frecuencia porque las familias que compraron sólo llegan a pernoctar, ya que sus centros de trabajo se encuentran en la zona centro.

En esos casos, las familias prefieren rentar sus propiedades, aunque es complicado encontrar clientes por la lejanía y por la incidencia en delitos del fuero común, expuso.

El especialista comentó que quienes compraron al sur de la ciudad aprovecharon el crecimiento urbano hacia esa zona, pero eso no se reflejó en la plusvalía, debido a la deficiencia de servicios públicos y a la incidencia de delitos.

Javier Furlong manifestó que el factor seguridad es el segundo punto que toman en consideración los compradores después de la infraestructura urbana.

[email protected]