Puebla, Pue.- Mientras que representantes de las plantas Volkswagen (VW) y Audi en Puebla, Thomas Karig y Alfons Dintner, respectivamente se negaron a hablar del dieselgate; las proveedoras afirman que las inversiones y empleos están garantias y en todo caso los efectos se verían hasta el segundo semestre.

Los directivos de ambas empresas acudieron por separado al V Informe del gobernador Rafael Moreno Valle, que se llevó a cabo el viernes pasado, sin embargo no quisieron hablar sobre la crisis que enfrenta el consorcio alemán.

Al ser entrevistado, Alfons Dintner contestó de manera muy breve que no se verá afectada la producción de la camioneta Q5, que a partir de junio se fabricará en la planta instalada en San José Chiapa, con 150,000 unidades al año.

La situación ya está como lo planeamos, está muy bien, estamos en la pre-serie, pero inauguramos como se programó , añadió.

Por su parte, el vicepresidente de Relaciones Corporativas y Estrategia de Volkswagen México, evadió opinar: Solo vengo al informe del gobernador y no hablare de la empresa .

Desde septiembre pasado, cuando se reveló el escándalo en que se vio inmiscuido el consorcio alemán por trucar los motores diesel para pasar las pruebas ambientales en Estados Unidos, no se habían dejado ver directivos de sus plantas en Puebla.

Apenas la semana pasada, el Sindicato Independiente de la Industria Automotriz Volkswagen (Sitiavw) anunció que se prevé una reducción del 15% en producción en este año para quedar en 383,000 vehículos, cuando en el 2015 cerró con más de 450,000.

Proveedoras aseguran que hasta la mitad del año se vería un efecto

Bajo este contexto, el presidente de Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), José Antonio Quintana Gómez, aseguró que en este arranque de año no se puede medir el impacto, ya que será hasta el segundo semestre cuando vean los efectos, que –reconoció- estará influenciado por el dieselgate.

Puntualizó que sus 60 proveedoras afiliadas mantienen sus planes, en los que se incluye de algunas abastecer a Audi, pero igual buscan elevar la producción para otras firmas automotrices instaladas en el país, con el fin de paliar algún efecto que pudiera traer el problema de VW.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Héctor Peredo Elguero, explicó que se han tomado medidas en las 75 autoparteras socias, para que no haya despidos y solo reacomodos en las líneas de producción.

Sostuvo que la caída en producción de la planta alemana es temporal, ya que prevé se recupere lo largo del año.

Por su parte, el líder de la Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (FROC), René Sánchez Juárez, que tiene los contratos colectivos de 45 autoparteras, admitió que se esperaba ese recorte de producción en VW.

Confió en que esa situación no afecte a los trabajadores de su sector, lo cual ya se lo han hecho saber las propias empresas que, incluso mantienen sus planes de inversión. Al menos cinco están ampliando sus instalaciones para suministrar a Audi.

mfh