Puebla, Pue. El turismo social en cuatro barrios tradicionales ubicados en la zona del Centro Histórico se vuelve motor económico para 800 familias aproximadamente, ya que están rentando de manera permanente habitaciones de sus casas para visitantes nacionales y extranjeros conocidos como “mochileros”.

Gustavo Ponce de León Tobón, director ejecutivo de la Asociación Poblana de Hoteles y Moteles, comentó que al igual como ocurre en las costas de Oaxaca y la Riviera Maya,  los poblanos de los barrios Analco, La Luz, El Alto y Xonaca ofrecen espacios para quienes salen de viaje con un presupuesto reducido y buscan tener un mayor contacto con los ciudadanos.

El objetivo es que familias con rezago social puedan obtener ingresos, sin representar una competencia directa, porque tienen de una a dos habitaciones para rentarlas, expuso.

Detalló que el servicio consiste en ofrecer una habitación para cuatro personas, cuyo baño y regadera están en un espacio común, al cual pueden acceder otros huéspedes, por lo que pagan cada uno 150 pesos al día.

Comentó que en promedio esos turistas se quedan hasta cinco días, ya que se dedican a recorrer el país durante un mes, quienes llegan a la Ciudad de México y de ahí viajan a una playa, pero aprovechan para visitar un lugar colonial o ir al interior del estado.

Extranjeros, los más interesados

“Los turistas extranjeros que llegan a la ciudad en esas condiciones son por ejemplo de Canadá, Estados Unidos, Argentina, España, Inglaterra y Francia, mientras que nacionales son del norte del país”, apuntó.

Refirió que este tipo de turismo, impulsado hace dos años, ha motivado a más familias que viven en casonas, para invertir entre 5,000 y 10,000 pesos en arreglar una o dos habitaciones con el fin de destinarlos al alquiler.

“Los extranjeros no tienen problemas en la parte económica, sino más bien quieren experimentar esa convivencia con la gente, porque a pesar de venir con mochila al hombro pueden pagar un cuarto en hoteles de tres o cuatro estrellas que están en el Centro Histórico”, refirió.

Dijo que alrededor de 300 familias también se preparan para incursionar en esa actividad dentro de los barrios mencionados y en un mes dar el servicio a los turistas.

Ponce de León Tobón agregóque hay un estudio realizado con el ayuntamiento de hace siete años, a través del cual se identificó que en esos barrios viven alrededor de 16,000 personas.

Insistió que hay un gran sector de la población que tiene cuartos desocupados en los alrededores del “corazón” de la ciudad y en algunos casos cercanos a las zonas históricas de los fuertes de Loreto y Guadalupe, por lo que pueden aprovecharlos para obtener un ingreso.

El también hotelero insistió que ese tipo de vacacionistas acostumbra a viajar en parejas, mientras que el mexicano prefiere hacerlo en grupo.

“A nosotros como sector nos ayuda, porque en lugar de irse a otro municipio para encontrar hospedaje, mejor se quedan en esta ciudad y a su vez deja una derrama económica a esas familias”, apuntó.

estados@eleconomista.mx