Querétaro, Qro. Querétaro es una de las entidades con mayor potencial para desarrollar el turismo inmobiliario, dada su ubicación geográfica, sus cualidades turísticas, entre otros componentes.

El presidente de la Federación Internacional de Bienes Raíces, capítulo para las Américas (Fiabci), Antonio Hánna Grayeb, expuso que Querétaro destaca como una potencia alternativa, tras la saturación inmobiliaria que reporta el municipio de San Miguel de Allende, Guanajuato.

La Ruta del Arte, Queso y Vino de Querétaro, comentó, se visualiza como uno de los principales atrayentes del turismo inmobiliario en el estado.

“En San Miguel de Allende ya tiene una saturación muy importante en la parte inmobiliaria y además los precios son ya muy altos.

Hoy tenemos la gran posibilidad de Querétaro por esta nueva ruta del vino que se ha hecho, todas estas nuevas vitivinícolas, la ciudad de Querétaro que tiene modernidad, pero también tiene historia, estos viñedos van a empezar a tener un desarrollo inmobiliario muy importante”, declaró.

El especialista señaló que el turismo inmobiliario podría desarrollarse desde las zonas vitivinícolas del estado hasta la delegación de Bernal, en Ezequiel Montes.

Estos lugares, dijo, resultan atractivos para el mercado natural nacional de Querétaro, que es la capital del país.

“Hoy son lugares que, para el mercado de la Ciudad de México, va a ser mucho más económico y cerca que ir a las otras zonas que tradicionalmente se han desarrollado. (Querétaro es) uno de los estados con mayor potencial para desarrollar el turismo inmobiliario en toda la República”, señaló.

Sin embargo, destacó que México aún enfrenta diversos rezagos  que permitan potenciar este sector, como el reconocimiento del turismo inmobiliario mediante la generación de mecanismos que lo desarrollen.

Se estima que la detonación de esta industria incrementaría la participación de la industria inmobiliaria en el Producto Interno Bruto (PIB) del país, que actualmente es de 14.1%, pero que se estima llegue hasta 30%, puntualizó.

El presidente de la Fiabci ejemplificó que en Quintana Roo la participación de la industria inmobiliaria es de 20% del PIB, por encima de la contribución nacional.

“También lograr que se reconozca el turismo inmobiliario a través de entender que mucha gente viene a nuestro país a comprar inmuebles y esta compra de inmueble genera una segunda economía en las ciudades donde se hacen estas inversiones”, refirió.

En el extranjero, Estados Unidos y Canadá son los mercados naturales de México en el turismo inmobiliario, principalmente impulsado por los cambios climáticos en sus localidades natales, temporadas en las que recurren a territorio mexicano en busca de climas cálidos.

Playas y fronteras

Antonio Hánna pugnó por que se modifique el Artículo 27 constitucional, para permitir que los extranjeros puedan comprar superficie en playas y fronteras de México, sin la necesidad de contar con un fideicomiso.

En el 2013 la Cámara de Diputados turnó esta iniciativa a la Cámara de Senadores; no obstante, en esta segunda cúpula no avanzó.

“Actualmente, si quieren comprar en el país requieren de un fideicomiso para poder comprar un inmueble y esta autorización a esta iniciativa se logró por la Cámara de Diputados federal en abril del 2013, se turnó a la Cámara de Senadores y después vinieron todas las reformas estructurales, pero hoy creo que la gran deuda del Senado con el país es dar esta autorización”, afirmó.

A este contexto se suma la posibilidad de generar beneficios migratorios para los extranjeros que adquieran inmuebles en el país.

La presidenta de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios de Querétaro, María Elena Herrera Oceguera, destacó que en la entidad ha comenzado a dolarizarse el mercado inmobiliario, frente al aumento en la demanda en los rubros industrial, comercial y habitacional.

estados@eleconomista.mx