La detonación del sector turístico en los estados de Baja California Sur, Colima, Quintana Roo y Sinaloa provocó un efecto multiplicador positivo en sus actividades industriales, particularmente en la construcción.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, las entidades que mostraron los mayores crecimientos anuales en la producción industrial del país durante febrero del 2019 —y con tasas de doble dígito— fueron Baja California Sur (16.0%), Colima (14.8%), Quintana Roo (11.4%) y Sinaloa (10.6 por ciento).

Al respecto, José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), aseguró que el aumento que mostraron las cuatro entidades se debe a que han promovido políticas públicas orientadas a consolidar la industria turística.

“Cuando una entidad apuesta por las actividades turísticas hay un efecto dominó, esto es debido a que se detonan las actividades industriales como la construcción. Se empieza a desarrollar infraestructura turística como: construcción de hoteles, centros comerciales, casas para los trabajadores, también caminos carreteros y mejoras en aeropuertos. El turismo impulsa”, sostuvo.

El director del IDIC aseveró que Baja California Sur y Quintana Roo en los últimos años han seguido un plan de desarrollo estatal, el cual busca que sus economías se consoliden gracias al turismo.

Enunció que Sinaloa, con la ciudad de Mazatlán, también comenzó a fortalecer su economía gracias a la apuesta turística. “Depender únicamente del sector agrícola la vuelve vulnerable, sus autoridades locales han entendido que hay que desarrollar otras áreas de oportunidad”.

Por ejemplo, según información del gobierno local, en febrero de este año se informó que el nuevo acuario de Mazatlán podría inaugurarse a finales del 2020, sería el primer proyecto turístico que se desarrolla en México bajo la modalidad de Asociación Público Privada. El costo estimado de la obra es de 1,524.4 millones de pesos.

Para Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Colima y Sinaloa han impulsado la industria turística porque están diversificado sus economías. “Las autoridades saben que el turismo impulsa a sectores como la construcción”.

“Con el turismo, la Iniciativa Privada no es la única en generar obras, el sector público también tiene que invertir. Es una de las actividades económicas que mejor permiten la participación de los sectores público y privados”, puntualizó.

Diversificación

El analista del CIEP indicó que otra de las apuestas que están efectuando Sinaloa y Colima es la generación de energía eléctrica, minería e incluso manufactura. Por lo mismo, se ha podido ver el crecimiento en las actividades industriales.

“Colima está apostando por los sectores de generación de energía, así como de minería, por un plan de diversificación económica y también porque quiere aprovechar y detonar más al puerto de Manzanillo. Al apostar por la detonación de actividades industriales teniendo esta ubicación la economía se consolida”, expresó.

“Sinaloa, por su parte también quiere dar ese paso a la diversificación, está buscando otros sectores para generar mayores empleos y atraer más inversiones”, agregó Meléndez Aguilar.

Por rama

Las actividades industriales se dividen en cuatro sectores: manufactura, construcción, minería y generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final.

El dinamismo industrial en febrero de las entidades de Baja California Sur, Colima, Quintana Roo y Sinaloa se debió al comportamiento sectorial.

En el sector de la construcción, los dos primeros lugares a nivel nacional fueron para Colima (25.6% anual) y Baja California Sur (20.0%); mientras que los estados de Quintana Roo y Sinaloa se ubicaron en el top 10 de crecimientos con variaciones de 11.7 y 9.7%, respectivamente.

En el conjunto de industrias manufactureras, destaca la tercera posición de Sinaloa, con un aumento de 8.4%; Quintana Roo se colocó en el escalón 11 con una tasa anual de 4.7 por ciento. Baja California Sur (-2.9%) y Colima (-6.3%) presentaron disminuciones en este sector, aunque es importante recordar que la vocación principal de estos estados no es la manufactura, por lo que el peso en su actividad económica es bajo.

En minería, durante el segundo mes del 2019 Colima se situó en la cima de producción nacional con un incremento anual de 19.3%, cuya fortaleza corresponde a hierro; el tercer puesto fue para Quintana Roo (12.8%), gracias a la caliza. Baja California Sur, con un alza de 2.8%, llegó a la novena posición. Sinaloa mostró una disminución de 2.6 por ciento.

En generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final, se observa la apuesta de los gobiernos de Sinaloa, Quintana Roo y Colima por este sector, debido a que exhibieron variaciones de doble dígito, colocándose en el top 10. Baja California Sur manifestó un descenso de 0.1% en su producción.

Las cuatro entidades mencionadas van en contra de la tendencia nacional, ya que en febrero la actividad industrial cayó 0.8% a tasa anual, consiguiendo su cuarta baja al hilo.

En el otro extremo, Tabasco fue el estado con la contracción industrial más pronunciada en México, de 17.0% anual.

A pesar de que el territorio aún no se recupera de la merma que sufrió la industria petrolera en años anteriores, la cual aporta 52.4% de su Producto Interno Bruto, la administración local sigue apostando por este sector: la construcción de la refinería de Dos Bocas.

[email protected]