Tijuana, BC. A 11 años de ocurridos los atentados terroristas en Nueva York, los comerciantes turísticos de Tijuana aún resienten sus efectos.

Cambió la actividad turística y lo vimos desde el primer fin de semana posterior al 11 de septiembre, cuando nuestras ventas se desplomaron hasta 90% , recuerda Julián Palombo Saucedo, presidente de la Asociación de Comerciantes Turísticos de Tijuana.

El corredor turístico, que va desde la línea internacional hasta la Avenida Revolución, en la zona centro de Tijuana, solía contar con más de 750 locales comerciales, cuyos giros principales eran las artesanías.

A lo largo de este tiempo, cerraron hasta 70% de los negocios. Eso motivó que la avenida Revolución se viera devastada. Desde entonces, ha sido un peregrinar que los que alcanzamos a sobrevivir somos apenas 20 por ciento .

De todos los comercios, al menos 525 cerraron sus puertas. A la fecha, se han abierto otros giros como cafés y restaurantes, ya que es lo que demanda el visitante. Se ha invertido el tipo de turismo, porque de tener 90% anglosajones, ahora representa sólo 15% , comenta Julián Palombo.

scervantes@eleconomista.com.mx