Querétaro, Qro. Los establecimientos que operan bajo el giro de bares se encuentran entre los sectores más impactados en la entidad, debido a que han cumulado más de cuatro meses sin actividad, de acuerdo con la delegación Querétaro de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

La cámara agremia a 100 negocios que únicamente cuentan con licencia de bar, por lo que no han podido abrir en el marco de la emergencia sanitaria por Covid-19, mientras que otros establecimientos que -aunque también cuenta con esta licencia- han podido operar dado que tienen el permiso para funcionar como restaurante.

El presidente de la Canirac Querétaro, Octavio Mata Rivera, explicó que en este giro, el riesgo de quiebra aumenta conforme crece la presencia de la pandemia en el estado, lo que impide que abran estos negocios con el semáforo de riesgo epidemiológico en color naranja.

En tanto, suman casi cuatro meses y dos semanas de cierre, al haber parado desde el inicio de la jornada de Sana Distancia, el 23 de marzo.

“Obviamente la preocupación es esa, que se alargue más el tiempo, por eso lo que estamos haciendo es tratar de cambiar el semáforo (…) Están muy preocupados, porque entre más tiempo pase, tienen más posibilidades de cierre total y despido de todo su personal, hoy por hoy siguen muy comprometidos”, agregó.

Cada establecimiento de este tipo, agregó, en promedio genera 10 empleos, que pudieran verse impactados con el prolongado cierre.

Por tanto, la cámara es parte de una campaña a la que se han sumado otras organizaciones empresariales del estado, con la finalidad de concientizar a la población respecto al uso de cubrebocas.

El objetivo de la campaña, expuso, es incidir en que aumente el uso de este artículo entre la población, a fin de que reduzcan los contagios y mitigar la emergencia sanitaria; en consecuencia -dijo- se busca que el estado avance al semáforo de riesgo epidémico en color amarillo y se posibilite la apertura de más establecimientos. A través de la cámara se distribuirán 5,000 cubrebocas, 80% por medio de restaurantes y 20% en la vía pública.

Entre la centena de negocios con licencia de bar, 30 se han acercado a la cámara para iniciar el trámite de cambio de giro y poder abrir con la licencia de restaurante, sin embargo, el largo proceso del trámite ha hecho que desistan de hacer el cambio.

“El cambio de giro como restaurante es muy tardado, lo que estamos haciendo es esta campaña, la prioridad es la salud, pero de esta forma apoyarlos para que puedan abrir (…) Están muy preocupados (empresarios del giro de bares) y están haciendo todo lo posible para sumarse a este tipo de campañas, aunque sus negocios están cerrados, para que bajen los contagios y puedan abrir próximamente. Esta es la importancia de apoyar a los negocios que no han podido abrir”, agregó.

El censo económico del 2019, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), detalla que en el estado hay 115,532 establecimientos tanto formales como informales; 46.1% se dedican al comercio, 42.2% son servicios, 9.4% manufacturas y 2.2% el resto de actividades económicas.

Por dimensión, 92% son micros (de 0 a 10 personas ocupadas), 7.5% pequeñas y medianas empresas (de 11 a 250 personas) y 0.5% grandes (más de 251 personas).

estados@eleconomista.mx