A partir de las 7:00 horas de este martes, aproximadamente 18,00 integrantes de la organización Fuerza Amplia de Transportistas se movilizarán desde cuatro puntos de la Ciudad de México rumbo al Zócalo para solicitar aumento en la tarifa del pasaje.

El vocero de esa organización, Nicolás Vázquez Figueroa, detalló que los contingentes partirán del Metro Puebla, en la intersección de Viaducto Río de la Piedad y Avenida 8; del Metro La Raza, sobre Insurgentes, de la estación General Anaya sobre Tlalpan, y de Avenida Constituyentes frente al Hospital ABC.

Los concesionarios piden al gobierno capitalino un incremento de al menos dos pesos a la tarifa, que cada uno determine si acepta o no la colocación de barras contadoras en sus unidades, así como no ser integrados a la tarjeta de prepago, cuyos recursos maneje la administración local.

Advirtió que tampoco aceptarán que sea obligatoria la compra de nuevas unidades mediante arrendamiento, entre otros temas.

La organización acusó a la secretaria de Gobierno, Rosa Icela Rodríguez, de haberles "fallado" porque les prometió el 30 de mayo pasado darles certeza jurídica con las concesiones "y es hora que no nos volvió a llamar para arreglar el asunto, ni mucho menos se arregló el problema".

Refirió que también el fin de semana pasado se reunieron con funcionarios menores de la Secretaría de Movilidad, quienes intentaron según él inhibir la protesta, pero no han tenido apertura para dar salidas viables a sus exigencias.

"Los operadores políticos de la Secretaría de Movilidad llamaron a los dirigentes del FAT el viernes pasado con la intención de inhibir la movilización, pero quienes los convocaron ni son quienes toman decisiones como tampoco proponen salidas viables con acuerdos firmados", dijo.

Indicó que el no aumento de la tarifa es un problema que está llevando a la quiebra a muchas empresas e, incluso, a los llamados hombre-camión.

Vázquez Figueroa advirtió que si no hay solución, "llegará un momento en que la solución sea peor para la ciudad", pues el gobierno deberá utilizar mayores recursos para ofrecer subsidios o los habitantes sufrirán las consecuencias de un fuerte aumento del pasaje.

No habrá aumentos, asegura el gobierno capitalino

La secretaria de Gobierno de CDMX, Rosa Icela Rodríguez, advirtió que no habrá aumento en la tarifa del transporte público a pesar del amago de concesionarios de paralizar la ciudad con una protesta este martes.

En conferencia de prensa, acompañada por el secretario de Movilidad, Andrés Lajous, la funcionaria llamó a los transportistas a regresar a la mesas de diálogo e invitó a la población a tomar las previsiones necesarias que le permitan llegar a tiempo a sus destinos.

Los taxistas, microbuseros y transportistas saldrán en caravana de distintos puntos de la ciudad hacia el Zócalo capitalino este martes, por lo que alertó a los capitalinos de estos "bloqueos programados" para evitar contratiempos.

Precisó que se sabe se han programado desde las primeras horas del martes concentraciones de transportistas y microbuseros en la zona de La Raza, de Avenida Insurgentes, de Constituyentes, Barranca del Muerto, Viaducto, Calzada de Tlalpan y Eje 3 Sur, y convergerán en el Zócalo capitalino.

Rodríguez Velázquez recalcó sobre la interrupción del servicio de microbuseros y transportistas. "Decirles que la Fuerza Amplia de Transportistas han anunciado una serie de bloqueos y manifestaciones para presionar a la autoridad en el cumplimiento de diversas demandas", indicó.

"Nosotros decimos que bloquear vialidades también afecta los servicios de emergencia, los traslados hospitalarios programados y de urgencia, y repercute en la actividad económica de la ciudad", dijo.

Indicó que autoridades del gobierno local tendrán presencia en los distintos puntos de movilización para continuar invitando a la civilidad y al diálogo.

A su vez, Andrés Lajous explicó que en las mesas de diálogo se ha exigido a los concesionarios mejoras en el servicio, como la instalación de GPS.

En el caso del Metrobús dijo que se ha dialogado con las empresas también para que mejoren el servicio, pues la ciudad paga por kilómetro recorrido y éstas quieren que también se aumente esa cuota.