Si bien en el primer cuatrimestre del año el sector de la construcción mostró un crecimiento de 0.3% a tasa anual real tras dos caídas consecutivas, el rubro de transporte y urbanización presentó su disminución más pronunciada desde los registros estadísticos actualizados del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que datan desde el 2006, de 10.3 por ciento.

Este tipo de obra, sólo detrás de edificación, en importancia de valor de producción, se refiere a obras de transporte, carreteras, caminos y puentes, obras ferroviarias, infraestructura marítimo y fluvial y trabajos auxiliares para transporte.

También descendieron los siguientes tipos de obras en el periodo de análisis: agua, riego y saneamiento (8.1%) y electricidad y telecomunicaciones (6.5%); mientras los incrementos se dieron en edificación (5.2%), petróleo y petroquímica (5.5%) y otras construcciones (9.9% corresponde a instalaciones en edificaciones, montaje de estructuras y trabajos de albañilería y acabados).

Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), expuso que en los últimos años los recortes más importantes del Presupuesto de Egresos de la Federación han sido principalmente a la inversión pública que ha afectado a este tipo de obras —transporte y urbanización—.

“Algunas se han mantenido como el tren suburbano, sin embargo, hay que  considerar que en este año hubo un recorte adicional al Ramo 23 derivado del problema de la reconstrucción al cual se le dio prioridad; se vieron algunas bajas importantes en obras como urbanización y transporte público”, añadió.

Héctor Magaña Rodríguez, coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, comentó que el exceso de oferta de casas habitación ha sido uno de los factores que más ha afectado el desempeño de la urbanización.

“Prácticamente desde la pasada administración se otorgaron muchas facilidades para la construcción de casas habitación. Adicionalmente, otro de los factores que pudo contribuir a la caída tiene que ver con los ajustes en las tasas de interés de referencia realizadas por el Banco de México, que provocaron una serie de incrementos en el costo de los créditos, incluidos los hipotecarios”, ahondó.

“Esto pudo servir para cambiar las decisiones de compra de los consumidores, quienes pudieron optar por adquirir su casa en el futuro, limitando con ello los niveles de construcción de las desarrolladoras inmobiliarias”, agregó.

En picada

En los primeros cuatro meses del año, 20 entidades federativas retrocedieron su valor de producción en transporte y urbanización, en comparación anual y en términos reales, destacando Guerrero (77.7%), Nayarit (77.4%), Guanajuato (72.1%), Chiapas (72.0%) y Querétaro (63.9 por ciento).

Raymundo Tenorio Aguilar, especialista del Tecnológico de Monterey, señaló que a Guerrero le han afectado los recursos locales que complementan a los federales, los cuales cayeron, además, se concluyeron obras en los municipios costeros, “en los meses posteriores no se realizaron más obras”.

Manifestó que el resultado de Nayarit obedece a que no hay fuentes de financiamiento complementarias a los recursos de los desarrolladores de este tipo de construcción.

El analista del CIEP acotó que a Nayarit, por su ubicación, no le permitía un modelo de distribución interna, ya que está relativamente más alejado del centro del país, quedando rezagado y con menor inversión por parte del gobierno para este tipo de obras.

Guanajuato, al pertenecer a la zona del Bajío, “por varios años ha tenido inversiones para obra pública, ahora lo que se observa es que ha comenzado a madurar las inversiones o que ya tienen obras terminadas, permitiendo que los flujos de los recursos  para esas obras empiecen a variar, dependiendo también de los proyectos que a veces no son por un año sino plurianuales y, por ende, generan este tipo de variaciones”.

El coordinador del CIEN puntualizó que en Guerrero, Nayarit y Chiapas las empresas constructoras han estado inmersas particularmente en el desarrollo de las instalaciones e infraestructura turística, “sobre todo en territorio guerrerense, pues buscan mejorar la imagen de la entidad debido a los problemas de inseguridad que enfrenta”.

Los de arriba

Al otro extremo, de las 12 entidades que registraron crecimientos en transporte y urbanización en el lapso enero-abril del 2018, resaltan Tabasco (256.4%), Ciudad de México (101.2%) y Oaxaca (86.2 por ciento).

Tenorio Aguilar afirmó que en “Tabasco ha habido desarrollo en el transporte de los municipios del sur del estado, en donde se terminaron dos terminales de autobuses, por lo que muestra este comportamiento; en el caso de la Ciudad de México, el resultado se debe a nuevos proyectos, sobre todo en el poniente y en el sur de la capital”.

Los territorios con mayor peso en el valor de producción fueron Estado de México (24.6% del total), Nuevo León (8.6%), la capital del país (8.4%), Veracruz (5.9%), Jalisco (5.8%) y Sonora (4.8 por ciento).