Guadalajara, Jal. Tras el incremento al precio de la gasolina y el diesel que entró en vigor este domingo 1 de enero, las empresas que prestan el servicio de transporte público en la zona metropolitana de Guadalajara comenzarán a reducir el número de unidades en circulación a partir del lunes.

Debido a que el gobierno de Jalisco no les ha autorizado un incremento a la tarifa para pasar de 7 a 9 pesos por pasaje, desde este lunes dejarán de circular entre 600 y 1,000 unidades, advirtió el secretario general del Sindicato de Avanzada del Transporte Público, Arnoldo Licea González.

Hay rutas que están trabajando con números rojos y tendrán que parar forzosamente 50% de las unidades, porque lo poquito que quedaba para darles mantenimiento, se va a gastar en combustible , indicó Licea González.

Según el representante de los transportistas, en Jalisco circulan 5,500 unidades en 320 rutas, de las cuales, dijo, 60% se encuentra en números rojos mientras que las otras se están pintando de rojo .

El Sindicato de Avanzada del Transporte Público solicitó al Congreso local que apruebe un subsidio para que no haya afectación en la prestación del servicio.

Aristóteles critica el incremento

El propio gobernador de Jalisco, el priista Aristóteles Sandoval, manifestó a través de su cuenta de Twitter su inconformidad con el incremento al precio de la gasolina y se solidarizó con los ciudadanos, al tiempo que anunció que en los próximos días, su gobierno anunciará medidas para que la población pueda hacer frente a la situación.

El aumento en combustible indigna; la gente tiene razón: no es justo. Me solidarizo con cada familia, comparto su indignación y enojo , escribió el mandatario en su red social.

No se justifica

En respuesta al anuncio de los transportistas, el coordinador del Observatorio Ciudadano de Movilidad y Transporte, Enrique Dueñas, dijo a El Economista que el alza al precio de los combustibles no es justificación para que las unidades del transporte público dejen de circular.

Explicó que del total de los gastos que tiene el sector, el combustible representa 20% por lo que, destacó, el aumento del combustible no es razón suficiente para parar unidades y dejar de prestar el servicio.

Largas filas en Tijuana

Por otra parte, a partir de este domingo 1 de enero del 2017, en Tijuana el precio máximo del litro de gasolina Magna incrementó su costo a 16.04 pesos y a 17.81 pesos el de la Premium.

Durante los últimos meses del 2016, el litro del combustible verde se vendió en 13.98 pesos y el de roja a 14.81 pesos, lo que comparado con los precios actuales representa un aumento de 14.73 y 20.25%, respectivamente.

Los nuevos precios provocaron que el último día del año se registraran largas filas para comprar combustible al menor precio, sin embargo para el domingo con el nuevo costo la gente ha optado por cruzar la frontera para comprar en Estados Unidos, en donde el galón puede costar hasta 13.52 pesos.(Con información de Gabriela Martínez)

[email protected]sta.com.mx