Cancún, Qroo. Luego de semanas de especulaciones sobre el trazo definitivo del tren transpeninsular, se sabe que el proyecto ingresado a evaluación ambiental por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) incluye sólo el tramo de Mérida a Valladolid, quedando descartada por ahora la supuesta ampliación hasta Cancún.

Según la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), el proyecto considera dos rutas, ambas con origen en la ciudad de Mérida y destino final en Punta Venado.

La primera establece una conexión entre Mérida y Punta Venado, pasando por Valladolid, recorriendo una distancia de 279.249 kilómetros. En esta trayectoria, con el fin de que el tren no pase por un número mayor de poblados, se establecerán libramientos (vía nueva) únicamente en áreas cercanas a los poblados de Tixkokob, Cacalchén, Tekantó y Tunkás.

IMPULSO A CHICHÉN

La segunda ruta también parte de la ciudad de Mérida, pero incluye una desviación antes de llegar a Valladolid para conectar con Chichén Itzá; la desviación es a partir del municipio de Dzitas, hacia Chichén Itzá; esta segunda ruta alcanzará una longitud total de 298.95 kilómetros desde Mérida a Punta Venado. Ambas cuantifican una total de infraestructura ferroviaria de 334.96 kilómetros.

El servicio estará dirigido al transporte de pasajeros, turistas y carga, a través de un sistema de acceso moderno, rápido, seguro y eficaz, que contribuya al desarrollo socioeconómico, promueva el turismo y reduzca tiempos de traslado.

Una vez puesto en operación, el tren permitirá una movilidad aproximada de 7,992 pasajeros al día, con tiempos de recorrido que oscilan entre 1 hora con 18 minutos a 2 horas con 30 minutos, dependiendo del recorrido a realizar. En tanto que el servicio de carga abarcará una ventana nocturna de 7 horas, a una velocidad de desplazamiento de 40 a 45 kilómetros .

Según el documento, se prevé que Punta Venado sea el punto de gran crecimiento futuro de la región, para lo cual se requerirá ofrecer el servicio a las localidades de Chichén Itzá, Aeropuerto de Chichén Itzá, Valladolid, Cobá, Punta Venado, Riviera Maya y, en una segunda etapa, al Aeropuerto de Cancún, Playa del Carmen y hasta Tulum.

Además, Punta Venado es el puerto de mayor calado en la Península de Yucatán y permite el arribo de turismo internacional por vía marítima.

También, en la zona contigua a este puerto, existe la disponibilidad de tierra que abarca desde la costa hasta la autopista Cancún–Tulum y se amplía al interior de la Península, lo que permite la localización de una terminal de servicios logísticos para el tráfico y distribución de carga y pasajeros locales, y se logra un acceso directo a la isla de Cozumel .

IMPLICACIONES AMBIENTALES

El documento menciona también que el trazo del proyecto atraviesa cuatro diferentes áreas naturales protegidas.

Medio impresos estatales reportan que el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) alista acciones para exigir la realización de una consulta pública tanto en Yucatán como en Quintana Roo.

jvazquez@eleconomista.com.mx