Uno de los retos a largo plazo en la Ciudad de México es transitar de la economía lineal a la circular, para lo cual desarrolla estrategias y proyectos sustentables.

El secretario de Desarrollo Económico de la Ciudad de México, Fadlala Akabani Hneide, expuso que la capital avanza en el proceso de reindustrialización, cuyo fin es detonar la economía capitalina y diversificar sus sectores.

La gran apuesta de la administración de Claudia Sheinbaum Pardo es reactivar la zona industrial de Vallejo, ubicada en el oriente de Azcapotzalco, con una inversión de 670 millones de pesos en este 2019; se prevé la instalación de industrias verdes, enfatizó el secretario en el marco del foro Ciudad de Bienestar-Ciudad Sostenible que funciona para todos, organizado por la embajada de Finlandia.

Durante el panel de “Economía circular”, Akabani Hneide explicó que uno de los principales retos es la reducción de residuos sólidos para transitar a una economía circular donde se produzca, consuma y reutilice, “por lo que resulta fundamental la incorporación y cooperación de diversos actores (gobierno, IP, academia y sociedad) y enriquecer las actuales políticas públicas”.

Dijo que es necesario incrementar la innovación, con un mayor impulso a las micro, pequeñas y medianas empresas e inversión en educación.

Especialistas de la UNAM y del IPN coincidieron en la importancia de involucrar a la academia, realizar diagnósticos de economía circular e identificar áreas de oportunidad.

La meta del foro que se realizó, indicaron autoridades finlandesas, es impulsar la interacción activa en la economía circular y la sustentabilidad urbana, compartir experiencias e ideas entre los líderes y expertos en el campo y promover el desarrollo de negocios sustentables e innovadores para mejorar el bienestar de las ciudades.

Temas en común

Para la coordinadora general de Asesores y Asuntos Internacionales de la Ciudad de México, Diana Alarcón, el reciclaje de residuos sólidos, la movilidad y el agua son los pendientes en la capital que se han planteado en común con autoridades finlandesas.

Agregó que la ciudad necesita, además de inversiones públicas, una mayor participación del sector privado y de los ciudadanos para el mejor aprovechamiento de los residuos.

“Lo vemos como un proceso de largo plazo, pero hoy estamos comprometidos a acelerar esas formas de aprendizaje e inversión que nos permitan avanzar más rápido”, dijo a El Economista.

Recordó que la construcción de sistemas de innovación es la clave para entender cómo se realizan estas transformaciones estructurales de las sociedades “y ahí tenemos que aprender mucho de los países nórdicos”.

“Si hay algo que quisiéramos aprender de ellos es cómo se hace para que la IP, la sociedad y el gobierno funcionen con objetivos, con metas comunes”, ahondó.

Enfatizó que en la ciudad se están instalando sistemas de recolección de agua de lluvia; en este año, la meta son 10,000 sistemas en un número igual de viviendas y durante esta administración serán 100,000 sistemas.

Marja-Leena Rinkineva, directora de Desarrollo Económico de la ciudad de Helsinki, hizo énfasis en el trabajo conjunto con gobierno, IP y sociedad para desarrollar proyectos de soluciones inteligentes que abonen a la consolidación de una economía circular.

Cómo parte del programa, firmas finlandesas como Molok y Vaisala presentaron soluciones sustentables en materia de recolección de residuos, calidad del aire y mediciones industriales.

Economía circular

Es un sistema que busca aprovechar los recursos para reducir, reciclar y reutilizar todo aquello que se deseche y darle una segunda vida, para devolver los recursos al mercado con una nueva forma. Este modelo aboga por los materiales biodegradables y que la fabricación sea lo menos invasiva.

[email protected]