Según la Asociación Nacional de la Industria del Café, durante años, la producción de café en México ha sufrido las consecuencias de la roya, pero fue en el ciclo 2015-2016 cuando enfrentó una de sus peores crisis con una caída estimada en 46 por ciento. Por el contrario, el ciclo 2016-2017 logró una recuperación de 25% debido en parte a la renovación de plantaciones de café tolerantes a la plaga.

Los productores de café en Oaxaca tienen muchos retos, pues se enfrentan a la falta de necesidades básicas como elevar la productividad ante un campo envejecido, a la vez de condiciones económicas y sociales que provocan la migración.

Ante este contexto y con el firme propósito de incrementar el apoyo a los caficultores de México, este año Starbucks extendió su programa Todos Sembramos Café a Oaxaca. De esta manera, la marca continuará donando plantas resistentes a la roya a productores de Chiapas y, al mismo tiempo, beneficiará a caficultores de una segunda región cafetalera del país.

“En Oaxaca, la mayor parte de los caficultores son pequeños productores. Estar cerca de ellos no es sólo un objetivo, es nuestro deber como promotores del café de la máxima calidad”, señaló Eleazar Olivas, director general del Centro de Apoyo al Productor en México.

El programa Todos Sembramos Café inició en México por Starbucks en el 2014, como un esfuerzo para ayudar a los productores ante la enfermedad de la roya, que daña los cafetos. El apoyo de Starbucks incluye la entrega de plantas y el asesoramiento de agrónomos que realizan visitas periódicas a los caficultores, con el fin de compartir mejores prácticas para el cuidado de sus cafetales, entre ellas, fertilidad de suelo y nutrición de café, análisis de suelo, formación de estructura productiva del cafetal y manejo de plagas y enfermedades.