El Consejo de Pensiones Civiles de Tlaxcala instrumentó las primeras acciones emergentes para resarcir la crisis del sistema estatal.

Entrevistado por El Economista, el secretario de Finanzas del estado, Ricardo García Portillo, reconoce que desde el 2005 el gobierno no tiene más capacidad financiera para fondear las pensiones y prestaciones de sus trabajadores en retiro.

Por ello, de acuerdo con funcionarios del Consejo, la autoridad local fijó un techo de 19,159 pesos para los trabajadores que pretendían jubilarse con un monto de 45,691 pesos.

Basados en una estrategia legal, aclara el funcionario, la Suprema Corte de Justicia de la Nación acordó bajo una jurisprudencia topar las pensiones con los criterios comunes del IMSS y el ISSSTE. Dicha jurisprudencia fue aprobada por mayoría de votos desde el 3 de abril. Según la Secretaría de Gobierno, la decisión se tomó con base en el artículo 10 fracción III de la Ley de Pensiones Civiles del Estado, que establece como facultad del Consejo la determinación de las pensiones y jubilaciones.

OTRAS MEDIDAS

Ante la gravedad de la situación financiera de la institución, asumieron otras dos decisiones: dejar de pagar el seguro de vida de 58 centavos mensuales, de manera que se haga una emisión única para jubilado cada vez que haya una defunción, y limitar la entrega acostumbrada de cinco despensas al año sólo para los pensionados cuya percepción está sujeta a 6,000 pesos, ya que el resto, se entiende, que gana más en activo .

Además, se planteó que los pagos a pensionados se realicen mediante tarjetas bancarias para evitar el pago común de sobres en efectivo, lo que cuesta -según el director de la Oficina de Pensiones, Ernesto Ordoñez- medio millón de pesos.

Hasta marzo pasado existían 1,495 pensionados y jubilados, de los cuales 28 superan el tope federal, con montos de hasta 35,000 pesos mensuales, mientras que otros 160 no alcanzan ni siquiera el salario mínimo.

El Secretario de Finanzas advierte que se acerca el momento en que todos los impuestos que recauda la entidad se dedicarán a cubrir el déficit de pensiones, lo que es claramente insostenible en el corto plazo .

ymorales@eleconomista.com.mx