La eficiencia recaudatoria elevada, el bajo endeudamiento a largo plazo y la sostenibilidad adecuada, así como el nivel bueno de gasto operacional como proporción de los ingresos disponibles y los márgenes operativos positivos y consistentes, determinaron que Fitch Ratings ratificara la calificación del municipio de Tijuana, Baja California, en “AA-”, con perspectiva Estable.

La calificación del municipio está limitada por su pasivo circulante elevado en términos de días gasto y proporción de ingresos disponibles, el uso de créditos de corto plazo y cadenas productivas de manera recurrente y los niveles bajos de inversión total en proporción con el gasto total, indica un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Tijuana presenta un desempeño financiero fuerte con tendencia estable. La generación de ingresos propios del municipio es destacable, al cierre del ejercicio fiscal 2017 los impuestos recaudados fueron 9.9% superiores a los presentados en el 2016. El incremento en la tasa del Impuesto Predial, las adecuaciones a la Ley de Ingresos y los esfuerzos recaudatorios han permitido el desempeño positivo. A diciembre del 2017, los ingresos disponibles se mantuvieron; totalizaron 5,954.5 millones de pesos.

“Las políticas y prácticas administrativas aplicadas en el municipio son consideradas como neutrales con tendencia estable por parte de Fitch. La agencia opina que los esfuerzos en materia recaudatoria están en línea con la importancia económica del municipio y el potencial del mismo. Además, han permitido que la generación de ahorro interno se mantenga estable. Tijuana presenta buen nivel de transparencia en materia de información financiera con publicación oportuna. Asimismo, cuenta con mayor seguimiento en las políticas de control en el gasto”, señala la calificadora.

[email protected]