Puebla, Pue. En la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) hay preocupación de que ocurra una tercera ola de Covid-19 derivada de las vacaciones de Semana Santa, lo cual ocasionará daños económicos irreversibles, sobre todo, a las pequeñas y medianas empresas (pymes) poblanas durante el primer semestre del año.  

El presidente del organismo local, Luis Espinosa Rueda, contempló que no hay indicios de que el panorama por la pandemia vaya a cambiar este 2021, y con ello las inversiones no serán consideradas por ahora, como lo eran durante el primer trimestre de años anteriores.

Los empresarios son cautelosos y también están frenando los empleos hasta que vean una recuperación económica que les dé estabilidad, así como poder trabajar las operaciones a 50 por ciento.

Comentó que estar a 30% en capacidad productiva es negativo, porque no se pueden cumplir metas anuales al tener que reducir turnos desde que inició la reactivación de la industria poblana en julio pasado, sobre todo en el sector automotriz.

Indicó que en algunos sectores de Canacintra hay pymes que siguen haciendo esfuerzos por conservar la nómina, aunque las ventas no sean las adecuadas, y sólo ven una mínima mejora desde que regresaron a las labores. 

Mantener incentivos   

Espinosa Rueda exhortó a los poblanos a que no relajen la aplicación de las medidas sanitarias en vacaciones de Semana Santa, lo cual ocurrió en el periodo de diciembre, y eso llevó a que el gobierno estatal aplicara un decreto que sigue vigente para reducir las actividades en negocios no esenciales, y que repercuten en la industria. 

Reconoció el apoyo que están recibiendo del gobierno del estado, en permitir que se pague con diferimientos o descuentos el Impuesto sobre Nómina (ISN) a lo largo del presente año, porque será la única manera de enfrentar la crisis económica que ha traído la pandemia. 

El dirigente de la Canacintra vio complicado que se suspenda el cobro del gravamen por la administración poblana, porque es una de las principales fuentes de ingresos locales.  

Seguir en color rojo del semáforo epidemiológico en la zona metropolitana, donde se concentra la mayor parte de la actividad industrial, expuso, no es una buena señal para los empresarios, pero a la vez debe llevar a los ciudadanos a reforzar las medidas sanitarias para evitar un alza de contagios que lleve a un confinamiento total. 

Puntualizó que en las industrias poblanas no se han detectado casos de Covid-19, ya que están cumpliendo al pie de la letra las indicaciones.

estados@eleconomista.mx